*Durante 28 días continuos, técnicos documentaron las concentraciones de partículas que respiran los morelenses con equipo especializado

La Secretaría de Desarrollo Sustentable (SDS) dio a conocer que concluyó con el estudio de medición de contaminantes atmosférico que desde hace un mes inició en la Ecozona de Cuernavaca y en el corredor del Morebús.

Topiltzin Contreras MacBeath, titular de la SDS, detalló que el propósito de este estudio fue el de generar información técnica y científica que permita la evaluación de medidas orientadas a reducir la exposición personal a contaminantes atmosféricos y proteger la salud de la población que vive o realiza sus actividades en la Zona Metropolitana de Cuernavaca.

“En Morelos, la Calidad del Aire es un asunto prioritario en la agenda de este gobierno porque nos interesa la salud de los morelenses, por lo que desde el inicio de la administración iniciamos con la medición de contaminantes”, mencionó, tras recordar que la contaminación atmosférica se considera un asesino invisible, toda vez que, según la Organización Mundial de la Salud, cada año, a nivel mundial mueren 3.7 millones de personas y en México la cifra es cercana a las 15 mil personas.

Detalló que el estudio forma parte de la estrategia integral para mejorar la calidad del aire, en la que además está incluido el fortalecimiento del Sistema de Monitoreo Atmosférico y del Programa de Verificación Vehicular Obligatoria, la elaboración del Inventario de Emisiones de Contaminantes Atmosféricos, y el desarrollo del ProAire, programa que incluirá las medidas necesarias para mejorar la calidad del aire en los próximos diez años.

La campaña de mediciones se realizó durante 28 días por un grupo de técnicos de la Universidad Politécnica de Morelos (UPEMOR) y la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM) que portaron monitores para determinar las concentraciones de partículas menores a 2.5 micrómetros de diámetro a las que se expone la población.

Estas partículas, dijo Contreras MacBeath, son mucho más pequeñas que el grosor de un cabello y por ello ingresan a la profundidad del aparato respiratorio e incluso atraviesan al torrente sanguíneo.

También se midió monóxido de carbono y algunos compuestos tóxicos como el benceno (BTEX).

“Las mediciones se realizaron caminando en dos circuitos en el Centro de Cuernavaca, al interior de dos escuelas públicas de educación primaria, al interior del transporte público, en un vehículo compacto y en un paradero.

Esta campaña se complementó con mediciones realizadas en una gasolinera cerca del mercado; en las azoteas de dos escuelas y del Palacio de Gobierno; así como con los datos de la estación del Sistema de Monitoreo Atmosférico del Estado de Morelos (SIMAEM)”, indicó Stephanie Montero Bending, directora de Salud Ambiental de la SDS.

En tanto, Arturo Gavilán García, director de Investigación para el manejo sustentable de sustancias químicas, productos y residuos del Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INEEC), mencionó que se analizarán las muestras obtenidas durante el estudio y los resultados se darán a conocer en los primeros meses del próximo año.

Dicho estudio se desarrolló con financiamiento de la Comisión Ambiental de la Megalópolis (CAMe), en coordinación con el INECC y con el apoyo de INSP, UPEMOR, UAEM, Centro Mario Molina, Instituto Nacional de Electricidad y Energías Limpias y representa un trabajo en red con las secretarias e institutos del Gobierno de Morelos.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *