Agenda Político Jurídica

Por Alejandro Corona Markina

Como si se tratara de un mitin político, el fiscal general Uriel Carmona arengaba –a duras penas pues su voz no es precisamente de locutor- a su personal de la Fiscalía General del Estado, mismo que reunió en el auditorio de la institución el pasado lunes 11 de febrero, donde dijo algo que sonó a amenaza para los poderes ejecutivo y legislativo del estado, a quienes cínicamente enfatizó: “no quiero desestabilizar el estado”.

¡Hay nanita qué temor! ¿Qué mensaje es el que quiere enviar este funcionario de quinta, mismo que asegura que el 80 por ciento de las desapariciones de mujeres son por irse con el novio o amante? ¿Por qué está tan envalentonado? ¿Por qué mejor no amenaza a los cárteles que todos los días dejan descabezados aquí y allá?

Acompañado del fiscal anticorrupción, Juan Salazar Núñez (también conocido como el fiscal “Pinpón”, por aquello de que sólo es un muñeco de cartón), Uriel Carmona dijo en dicha reunión que son alrededor de dos mil trabajadores de la Fiscalía General del Estado y a todos ellos les pidió acompañarlo a la próxima comparecencia que tendrá en el Congreso del Estado (tentativamente este 15 de febrero) y gritar “todos somos fiscalía”. Quiere matraqueros pues, como si la comparecencia fuera un evento político y los servidores de la fiscalía acarreados con torta y boing.

“A mí no me da frío nada” dijo el chaparrito al tiempo de mirar a su cintura, como para no dejar duda de que sigue armado. “Quiero saber si me van a respaldar” –preguntó-y sus interlocutores respondieron al unísono: Siii…no sea que se enoje y en una de ésas saque la pistola y eche cuete para todos lados, bromeó uno de ellos.

De verdad que, si no fuera tan trágica la situación inseguridad e impunidad que priva en el estado, el video donde sucede lo antes descrito sería muy divertido. Pero no, tristemente la violenta realidad nos supera y eso no da para chiste.

La Fiscalía ha dado cero resultados en todos los ámbitos de su competencia. No investiga –esa es la cruda realidad- los asesinatos, desapariciones y robos con violencia que por decenas se suscitan cada semana en el estado. Sus funciones actuales se limitan

a levantar cuerpos descabezados, elaborar actas, embalar evidencias, emitir alertas ámber, archivar casos, recoger automóviles donde ocurrieron crímenes, hacer inspecciones oculares y hasta allí, porque de investigación no hay nada, ni búsquedas y de resultados menos, por lo que usted guste o mande, pretextos hay muchos. Pero eso sí, quiere más dinero el señor fiscal.

Y de la Fiscalía anticorrupción mejor ni hablamos. Cero resultados, pero igualmente, también quieren más dinero para la misma y esa es la única preocupación de estos personajes de caricatura heredados por el gobierno de Graco Ramírez. Por ello, la tónica de la comparecencia del fiscal en el Congreso, será para quejarse y recibir las porras, aplausos y griterío de apoyo por parte de su personal, mismo que tendrá permiso para abandonar sus responsabilidades a cambio de gritar vivas a su jefe.

Como está establecido en la ley, el Fiscal General debe rendir informe ante el legislativo. Anticipamos que será una sarta de mentiras, como aquella de que el 80 por ciento de los casos de mujeres desaparecidas en Morelos, son voluntarias, por irse con el novio o el amante. Qué fácil resuelve las cosas.

Pero con todo esto, muchos diputados defienden aun la permanencia de Uriel Carmona y de Juan Salazar Núñez. Mucho ha costado la permanencia de estos señores en la institución, pero al valemadrismo nos hemos acostumbrado.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *