Perspectiva

Por Marcos Pineda

Muy sorpresiva y llamativa resultó la presentación de la renuncia de Vinicio Limón Rivera a la dirigencia estatal de la CTM. De inmediato se apresuraron sus detractores a lanzar golpeteos y mordaces críticas al sexagenario líder político que a lo largo de más de cuarenta años concentró un poder e influencia que para la mayoría de sus correligionarios no será más que un sueño mucho muy lejano de alcanzar.

A Limón Rivera, a diferencia de muchos jóvenes novatos y de viejos marrulleros, sí le tocó vivir todas las etapas de transformación del sistema político mexicano. Usufructuó el cobijo del poder casi absoluto que ejerció Fidel Velázquez durante la parte final de la hegemonía priista. Formó parte del declive del partido de Estado y la pérdida de posiciones políticas del corporativismo clientelar. Tuvo que adaptarse a la pérdida y a los nuevos tiempos, a la democracia. Y siguió siendo una voz influyente al interior del hoy empequeñecido y derrotado PRI.

Por más que lo intentaron sus adversarios dentro y fuera de la CTM, nunca pudieron sacarlo de la secretaria general de la CTM. Al contrario, siguió escalando en la estructura del SUTERM, donde por cierto continuará despachando a nivel nacional y desde donde seguirá influyendo, seguirá siendo el poder tras el trono, en la delegación morelense de la central obrera, que también hoy pasa por su peor momento político.

Quien diga que Vinicio no se benefició personalmente de los diversos cargos sindicales y de representación popular que ocupó, miente. Si hubo algún beneficiario consolidado a lo largo de cuatro décadas, no de la lucha sino del control de las huestes obreras, fue precisamente él. Podrá ser criticado con fiereza o aplaudido por sus incondicionales, pero no ser tratado con indiferencia.

Deja la batuta en manos de Andrés Tufiño Barrera, quien no tiene muchas opciones al frente de la CTM: su principal reto es que al menos sobreviva la central sindical. Cualidades políticas no se le ven, liderazgo tampoco. Críticas a su forma de proceder le sobran. Lo califican al menos como bandido y vendido. Habrá que darle seguimiento a su desempeño.

Para iniciados
Ya estamos tras la pista de lo que está sucediendo en algunas instancias de gobierno. Concretamente sobre el proceder de funcionarios públicos de la actual administración que podría ser no sólo inmoral, sino también ilegal y constitutivo de actos como nepotismo, tráfico de influencias, fraude e incluso violencia de género. En otras palabras, funcionarios corruptos. Pronto tendremos detalles al respecto de estos tipos que hoy cobran en el COBAEM, el IMPEPAC y el IEBEM, por mencionar sólo algunos.

Artículos Relacionados

1 Comentario

Responder

No acostumbro a ser partícipe de comentarios pero are una excepción, hoy 16 de abril me estoy enterando que mi papa ha dejado el cargo de la CTM y puedo decir que si duro tanto tiempo fue porque hizo las cosas bien, sacrificó tiempo para su familia y con mas razón para mi que apenas y me trato, solo 2 veces en 20 años estuve con el , tiene 3 nietos y nunca ha convivido con ellos, todo siempre fue y seguirá siendo trabajo y trabajo, se que a muchos no les importará pero quien se entrega en cuerpo y alma al trabajo, muy pocos y el es uno de ellos. Hubiese querido ser de esa lista de personas que ha ayudado ,que ironía de la vida, no me estoy muriendo pero podría estar mejor , señor padre hoja la y aproveches este tiempo para acercarse a sus seres queridos…porque tan sólo vea usted como se expresan en este medio de comunicación, y tu que día a día luchaste por tu ciudad, tu gente, que no tenias o no tienes una vida propia, que dejaste de lado lo valioso de la vida tu familia,pero bueno las criticas nos hacen más fuertes y tu trabajo y tus años lo dicen todo. Te extrañarán lo se.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *