Por Miguel Ángel Isidro

Interesante sainete nos obsequió este fin de semana el gobierno de la Cuarta Transformación….

Derivado de un incidente denunciado en redes sociales por usuarios de una línea aérea comercial, Josefina González-Blanco presentó su renuncia a la titularidad de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT).

Renuncia que unos ven como despido “por congruencia” ante un acto de prepotencia reconocido por la ahora ex funcionaria, pero que otros tantos interpretan como una franca huida ante el escenario desastroso que se presenta en la dependencia habida cuenta de la reciente crisis de incendios forestales que azota al país, y que la institución se vio impedida a atender a cabalidad por causa de los boquetes presupuestales generados por la política de “austeridad republicana” del Presidente López Obrador, que dejó prácticamente sin recursos a entidades estratégicas como la Comisión Nacional Forestal (Conafor).

Interesante también el episodio seguido a la renuncia. Repentinamente, como de la nada, alguna fuente filtró a ciertos líderes de opinión la especie de que el ahora ex gobernador de Chiapas Manuel Velasco Suárez sería el inminente relevo en la SEMARNAT.

Al filo de las 18:00 horas, en su cuenta de Twitter el periodista Joaquín López-Dóriga dio como un hecho la designación del controvertido ex mandatario chiapaneco.

El rumor fue replicado por distintos medios, y en pocos minutos, se daba como un hecho esa posible maniobra en el gabinete presidencial.

De manera inmediata se desató en redes sociales una auténtica ola de indignación en contra de la posible llegada de Velasco Suárez, con infinidad de mensajes recriminando los antecedentes de supuestos actos de corrupción, indolencia y frivolidad durante el mandato del político emanado de las filas del Partido Verde Ecologista de México, a quienes muchos ubican como aliado cercano del Presidente López Obrador. Como nunca antes en su carrera política, el también esposo de la actriz y cantante Anahí se convirtió en tópico tendencia nacional en Twitter.

Sin embargo, un par de horas más tarde, a través de cuentas integradas a la denominada #RedAMLO en Twitter, comenzó a manejarse con insistencia que la designación oficial recaería en Martha Delgado, actual subsecretaria de Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos de la Secretaría de Relaciones Exteriores.

Todo pareciera indicar que desde el cuarto de guerra de la 4T se quiso “tomar el pulso” de la sociedad en torno a la posible integración de Manuel Velasco al gabinete presidencial, y en vista de los resultados, se estén perfilando otras decisiones.

¿Por qué filtrar información privilegiada a un periodista como López-Dóriga, que actualmente resiente los embates de los simpatizantes de la 4T por el controversial asunto de las millonarias sumas de dinero entregadas por el anterior gobierno a ciertos comunicadores por servicios publicitarios? Pues por lo mismo, para evitar que se note la mano de quien operó la maniobra.

Lo cierto es que las decisiones tomadas por el mando central del gobierno federal en los últimos días, en los que resintió dos renuncias en su gabinete, deja algo muy claro: en el manejo de crisis, la Cuarta Transformación parece gobernar para las redes, se deja influir por la búsqueda de los “likes”.

Veremos y comentaremos.

Twitter: @miguelisidro

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *