*En cuestión de horas podría quedar firme el rechazo generalizado a las pretensiones del gobernador y el PES

Por José Luis Garcitapia

Ha iniciado una campaña de extorsión y amenazas en contra de algunos presidentes municipales para obligarlos a cambiar la decisión que tomaron sus cabildos. Buscan que vuelvan a sesionar y aprueben la Reforma Electoral del gobernador y el Partido Encuentro Social.

La mayoría de los ayuntamientos dejó en claro que las prioridades son atender la emergencia sanitaria para salvar vidas, reactivar la economía estatal y recuperar los empleos perdidos, no aumentar el número de diputados ni los privilegios al grupo dominante.

Convencer u obligar a algunos presidentes municipales no suena descabellado, pues en su mayoría están urgidos de recursos para la realización de obra, el pago de servicios y salarios y prestaciones laborales; al menos un tercio buscará la reelección y otro tanto una diputación local o federal.

Sin embargo, los alcaldes y sus cabildos, en calidad de Constituyente Permanente, ya tomaron una decisión: No a la Reforma Electoral del gobernador Cuauhtémoc Blanco Bravo y el Partido Encuentro Social.

Esa decisión autónoma y soberana hay que defenderla social, política y jurídicamente, para que se haga valer tal cual ante el Congreso del Estado y no sea modificada en los próximos días. Ahora sí que está en manos de la sociedad, organizada o no, actuar en consecuencia.

¡Cuidado…! No necesariamente tienen que convencer u obligar a los cabildos a que cambien su decisión. Con el simple hecho de no notificar lo acordado oportunamente al Congreso del estado la Reforma Electoral sería aprobada por el principio de afirmativa ficta.

Así que también hay que cuidar que las y los titulares de las sindicaturas cumplan en tiempo y forma y no cedan ante presiones, amenazas ni filiaciones.

@PepeGarcitapia

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *