¿Tenemos las autoridades que merecemos?

Francisco Hurtado Delgado

Previo a cada inicio de proceso electoral, el Poder Legislativo emite el acuerdo para convocar a las elecciones del Estado de Morelos, en el que se elegirán las alcaldías e integrantes del Congreso del Estado, resaltando que esta elección es intermedia en el estado de Morelos, pero coincide con la elección federal de diputados federales. Volveremos a tener la oportunidad de elegir nuevos candidat@s, vale la pena entonces pensar ¿Qué gobernantes o autoridades necesitamos? Pero antes de que suceda, debemos preguntarnos, ¿Qué calificación le das a las autoridades que elegiste en el proceso electoral pasado? Esto nos podría ayudar a hacer una mejor elección.

La respuesta que se pueda dar es indistinta a la opción política que hayas elegido, pero si enfocamos a la persona que ha ejercido el cargo; haciendo por supuesto a un lado las redes sociales, mismas que nos sirven para informar, pero, a su vez suelen también ser nocivas por la contaminación de información falsa, memes ofensivos y bots que se pueden describir como un tipo de robot con programa informático autónomo y que son capaces de llevar a cabo tareas concretas e imitar el comportamiento humano; razón por la debemos detenernos un poco y valorar lo bueno o malo que podrán ser nuestros gobernantes que elijamos.

José Ayala Espino, quien fue profesor de la Facultad de Economía de la UNAM, describió que, en la sociedad moderna, la administración pública es producto de diseños institucionales que la conciben para dar cumplimiento efectivo a los objetivos compartidos y las tareas que se definen con alcance público – social. En este caso, la forma de Estado en la cual se organiza la vida de la administración pública es la que corresponde al Estado de derecho.

Debemos comprender que el ejercicio en la democracia, implica conseguir resultados específicos, relevantes y comprobados para que la ciudadanía refrende su lealtad con las instituciones administrativas, porque la administración pública contemporánea tiene el compromiso de acreditarse como una institución sensible, efectiva y responsable.

La sociedad ya reclama, que las autoridades que elegimos sean corresponsables con las iniciativas de gestión que se originan en la sociedad civil, porque los electores le exigen responsabilidad creciente para que sus acciones sean motivo de valoración y consenso amplio, y además que la administración pública sea más pública y democrática, porque lo merecemos, toda vez que la calificación a la que refiero en las preguntas iniciales, la definirán los electores en el voto que depositen en las urnas de los próximos comicios electorales de 2021.

Artículos Relacionados

Deja un comentario