Perspectiva Electoral

De la fama al ridículo

Por Marcos Pineda

Los saltos que suelen dar algunos personajes del activismo social o universitario a la política partidaria pueden serles o muy frutíferos o francamente desastrosos. Cuando no llegan a tener trascendencia y quedan pronto en el olvido, no por ello dejan de ser un desastre, nada más que se trata de desastres que se olvidan. Si perduran el ambiente político pueden correr suertes muy diversas: consolidar carreras políticas profesionales, vivir a la sombra de sus padrinos, balanceándose entre unos y otros puestos administrativos o de elección popular, o acumular suficientes recursos como para montar negocios privados… en fin. Hay casos de esos en los que los involucrados apuestan su buen nombre y su fama pública en un intento por alcanzar sus ambiciones políticas. Y en ese intento pasan del reconocimiento al ridículo.

Lo más llamativo y sorprendente de todos esos casos, hablo de los que pasan de la fama al ridículo, no necesariamente fracasan en la obtención de puestos de elección popular o de cargos administrativos. Algunos los logran con, sin, o a pesar del ridículo. Veamos algunos casos de entre los personajes que intentan competir por la presidencia y secretaría general de Morena, de los ya 35 y 36, que respectivamente fueron acreditados por el INE para participar en la encuesta de reconocimiento, que no se trata más que de medir quiénes son los seis más conocidos para realizar la segunda medición, a través de la cual se definirá quiénes encabezarán la dirigencia del partido en el poder.

Uno de los morenistas que podrían ganar no la presidencia, sino algún otro espacio, a pesar de que hagan el ridículo, es Gibrán Ramírez Reyes, a quien los méritos académicos, si bien dignos de reconocimiento, no le alcanzan como para medirse con personajes de la experiencia de Muñoz Ledo, Mario Delgado, Rojas Díaz Durán y Yeidckol Polevnsky. Está haciendo un esfuerzo desesperado por aparecer en los medios de comunicación y redoblando su presencia en las redes sociales, recorriendo todos los estados de la República a los que pueda llegar. Quede o no entre los seis más conocidos, ya llevó agua a su molino y hasta como plurinominal podría quedar en la próxima elección.

En otro de esos casos, entre candidatos a la Secretaría General, figura Antonio Attolini, que saltó a la fama cuando en la Ibero un grupo de estudiantes manifestaron su rechazo al entonces candidato del PRI a la presidencia de la República, Enrique Peña Nieto, formando el movimiento que se conoció como “yo soy 132”.  Luego de mucho tiempo desempleado, y de ser no defensor, sino tapete del lopezobradorismo más rastrero que usted se pueda imaginar, Attolini fue designado director de un área del IMSS, puesto en el que duró pocos meses. También es otro caso que poco tiene que hacer frente a Citlalli Hernández o a Donají Alba, por ejemplo. Pero también, Attolini será otro al que hacer el ridículo le reditúe políticamente.

Para iniciados

Los que aspiren a ser candidatos a algún puesto de elección popular a través de un partido político ya tienen que ir revisando los topes de gastos de precampañas. La más cara, digamos la de a millón es la de la presidencia municipal de Cuernavaca, nada más para que vayan midiendo de a cómo puede llegar estar la competencia. De los candidatos independientes, hablaremos muy pronto.

Excelente inicio de semana.

La información es PODER!!!

✍🏽Política con Olor a Tinta✍🏽

… Divididos y jodidos …

Por Arturo Brito Lilington

* PARTIDOS Y LA INEPTOCRACIA…

* LIBERALES, CONSERVADORES Y REVOLUCIONARIOS…

* TRABAJADORES FRENTE A DESAFÍOS…

Aprobada su creación y a su vez participar en el proceso preelectoral a culminar el domingo 6 de junio de 2021, los dirigentes de los nuevos partidos políticos en Morelos (igual los ya habidos) ahora se frotan las manos en espera de ‘administrar’ los recursos emanados del pueblo que en su momento la autoridad competente les hará llegar en lo que integren sus listados de aspirantes a ocupar las 20 curules en el Congreso del Estado de Morelos; presidencias municipales, sindicaturas y regidurías, en las 36 alcaldías del terreno zapatista:

Movimiento Alternativa Social; Sumando Voluntades Podemos Construir; Morelos Progresa; Fuerza Morelos Joven; Bienestar Ciudadano; Futuro; Más Más Apoyo Social; Renovación Política Morelense y Partido Encuentro Solidario, antes, Partido Encuentro Social, se integran a la cartelera que fraccionará aún más a la confundida democracia, a saber por cuál sufragará, en el entendido de los ya vigentes: MORENA; del Trabajo; Acción Nacional; Movimiento Ciudadano; Verde Ecologista; Nueva Alianza; Revolucionario Institucional; de la Revolución Democrática; Social Demócrata; Humanista. Además, agréguese a los candidatos independientes que sin duda se anotarán en las boletas electorales.

Punto aparte será la millonaria billetiza a esparcir para atender la contienda de diputados federales; cinco en nuestra entidad:

«1. Los partidos políticos y los que en su nombre discuten, dan señales de una crisis de representatividad ideológica y se muestran con intereses distintos al de la democracia. 2. La cirisis electoral no se encuentra en la decisión popular, sino en la incapacidad de las instituciones que opacaron el proceso demostrando su nivel de cultura cívica. 3. Los contenidos de bajo nivel y altos costos de las campañas políticas contradicen las condiciones de marginalidad de localidades del Estado. 4. El relevo generacional en la política se dió con base en parentesco, sin mérito en ideas republicanas. 5. El enfrentamiento alimenta la crisis del tejido social. 6. Las instituciones del Estado son vistas como patrimonio y un inexistente servicio civil de carrera».

Lo anterior, plasmó el 17 de junio de 2015, Vinicio Limón Rivera, polémico, controversial ex dirigente obrero en Morelos; hoy día, secretario de Organización del Sindicato Único de Trabajadores Electricistas de la República Mexicana (SUTERM); a su vez, subsecretario de Relaciones Exteriores en el Comité Ejecutivo Nacional de la Confederación de Trabajadores de México (CTM). Días antes, el 15 de mayo de refirió a la «INEPTOCRACIA: Sistema de gobierno en el que los menos capaces para dirigir, son elegidos por los menos capaces para producir y donde los miembros de la sociedad menos propensos a sostenerse a sí­ mismos o a tener éxito en la vida, son recompensados con bienes y servicios pagados con los bienes confiscados a un reducido número de productores».

El 25 de mayo, de ese año, señaló: «NI LOS PARTIDOS NI LOS CANDIDATOS PUEDEN CONVENCER CON: despensas, dinero,

electrodomésticos, utilitarios, chantajes, amenazas o violencia. LA SOCIEDAD MORELENSE HA TENIDO UNA LECCIÓN DEMOCRÁTICA EN 15 años de gobiernos mediocres y torpes Y A SU VEZ UN CRECIMIENTO POLÍTICO. NO ES FÁCIL YA ENGAÑARLA. Los ciudadanos emitirán su VOTO por la propuesta objetiva, por la sensibilidad social. Por el deseo sincero y honesto de servir. Por su trayectoria. Por sus principios. Por su filosofía de vida. Por su transparencia. Por su congruencia y muchos atributos más. EL 7 de junio (de 2015) es la hora de Morelos y de México! TENEMOS LA OPORTUNIDAD DE RESCATAR A MORELOS Y A MÉXICO DE TANTA IMPUNIDAD Y ABUSO Y EXCESOS QUE HAN DEJADO CUESTIONADA LA GOBERNABILIDAD!

Nuestra inteligencia y emoción política será la brújula para saber por quién votar! URGE EL CORPORATIVO DE LA RAZÓN! Estamos obligados a cerrarles el paso a los falsos REDENTORES DE MORELOS (viles ratas/sin ofender a las ratas de 4 patas). Por un día sin violencia».

Entre 1841 y 1851 se apuntalan las primeras características de partidos políticos en México, en pugna por la ostentación del poder presidencial entre liberales y conservadores. De allí pa’ real, antes de la Revolución Mexicana, ufff, surgieron titipuchal de instituciones políticas (Confederación de Clubes Liberales; Convencional Nacional Liberal; partidos: Liberal Mexicano; Nacional Reeleccionista; Popular Obrero; Nacionalista Democrático; Nacional Antireeleccionista; Católico Nacional, etcétera, etcétera, etcétera), hasta que en marzo de 1929 es fundado el Partido Nacional Revolucionario (PNR), el cual en 1938 es refundado como Partido de la Revolución Mexicana (PRM) y posteriormente Partido Revolucionario Institucional (PRI), de donde se desprende la Corriente Democrática, de filiación tricolor, que da paso, en 1988, al Partido de la Revolución Democrática (PRD). Tiempo después, de chile, dulce, manteca y atole con el dedo, el de ya saben quien: MORENA; dicen, basurero tóxico del PRI, PAN, PRD y otros institutos partidistas.

El Partido Acción Nacional, surgió en 1939, como oposición al régimen posrevolucionario.

Pero, y ahora, entre virulenta pandemia, qué con la clase trabajadora?

El 3 de junio de 2015, Vinicio Limón Rivera, en su calidad de representante obrero por la Confederación de Trabajadores de México (CTM), durante la reunión anual de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), celebrada en Ginebra, Suiza, expuso la:

«CREACION DE UNA ECONOMIA GLOBAL CON JUSTICIA SOCIAL. La búsqueda de justicia social, que ofrece a cada hombre y a cada mujer en el trabajo de reivindicar libremente y en igualdad de oportunidades su justa participación en las riquezas que han contribuido a crear, tiene hoy tanta fuerza como cuando la OIT fue creada en 1919. La economía global ha crecido a una escala que carece de precedentes históricos. Con la ayuda de las nuevas tecnologías, las personas, los capitales y las mercancías se mueven entre los países con una facilidad y una rapidez tales que han creado una red económica global ínter dependiente que repercute prácticamente en todos los habitantes del  planeta.

«La globalización ha brindado oportunidades y beneficios a muchas personas, pero al mismo tiempo millones de trabajadores y empleadores de todo el mundo han tenido que hacer frente a nuevos desafíos. La economía globalizada ha desplazado a trabajadores y empresas a nuevos destinos, ha traido consigo repentinas acumulaciones o transferencias de capitales y ha ocasionado inestabilidad financiera, todo lo cual contribuyó a provocar la crisis económica mundial de 2008. A pesar de sus beneficios innegables, la globalización no se tradujo en una nueva era de prosperidad para todos, en efecto, a pesar de un fuerte crecimiento económico que había generado millones de nuevos empleos desde principios de los 90as, hasta la crisis de 2008, las desigualdades en el ingreso también aumentaron radicalmente en la mayoría de las regiones del mundo. La distribucion individual de los salarios se ha vuelto aún más desigual con una creciente brecha entre el 10 por ciento de los trabajadores que reciben los salarios más elevados y el 10 por ciento de aquellos que reciben los salarios más bajos. Más aún seis años después de la crisis economica y social de 2008, la situación del empleo mundial sigue siendo dispar, si algunas economías avanzadas han logrado recuperar  parte de los empleos perdidos, otras economías aún están enfrentadas con desafíos significativos con respecto de su mercado de trabajo y la perspectiva social sigue deteriorándose. Desde un punto de vista económico, los indicadores muestran que la rentabilidad y los mercados de valores se han recuperado en la mayoría de los países. Los salarios de los ejecutivos están tambien aumentando después de que se estancaran a concecuencia de la crisis; por lo tanto, la pregunta crucial es cómo lograr que los beneficios den como resultado inversión productiva. Se necesita aún más de 30 millones de puestos de trabajo para que el empleo vuelva a los niveles anteriores a la crisis. Las repercusiones negativas de la crisis mundial en los mercados de trabajo y la incerteza y elusividad de la recuperación plantean la necesidad  de un crecimiento exclusivo.

«En vista de la desigualdad no sólo conduce a una disminución de la productividad sino que también engendra la pobreza, la inestabilidad social e incluso el conflicto. La comunidad internacional ha reconocido la necesidad  de establecer algunas reglas básicas del juego para garantizar que la globalización ofrezca oportunidades  justas de prosperidad para todos. Tanto la DECLARACION DE OIT SOBRE LA JUSTICIA SOCIAL PARA UNA GLOBALIZACION EQUITATIVA DE 2008, como el PACTO MUNDIAL DEL EMPLEO DE 2009, destacaron la pertenencia del mandato de la OIT para promover la justicia social utilizando los medios de los que dispone la organización, comprendidas las NORMAS INTERNACIONALES DEL TRABAJO».

Y el 9 del mismo mes, abundó:

«OIT-TRABAJO PRECARIO, INFORMAL Y FORZOSO. Los grandes flagelos que aún sufren los trabajadores de nuestro país: el trabajo precarizado, el trabajo informalizado y el trabajo forzoso, que son una constante en el mercado laboral mexicano y una realidad del sindicalismo que no se puede ignorar.

Las tres formas ayudan a entender mejor la situación social y laboral. Cada uno identifica un aspecto de los problemas que enfrentan los trabajadores, tanto entre asalariados como cuentapropistas, aumentando la desigualdad y reduciendo la participación de los asalariados en el ingreso nacional. El concepto de precariedad a que se refiere al empleo asalariado, pone el acento en situaciones de desprotección social y malas condiciones de trabajo que son legales en el sentido de que la normativa no las regula, el concepto de informalidad identifica situaciones ilegales, de no registro, entre asalariados y trabajadores autónomos. Un punto de contacto entre precariedad e informal es la existencia de relaciones simuladas de trabajo dependiente que aparecen como autónomas. Ambas formas están presentes en todos los sectores económicos y tipos de unidades económicas incluyendo al sector público y los hogares (trabajo doméstico). En cuanto al trabajo forzoso es un nivel más grave e insostenible de malas condiciones laborales y sociales con una forma culminante en el trabajo esclavo, afecta especialmente a trabajadores inmigrantes en situaciones irregulares. Los factores de precariedad e informalidad entre los asalariados son dos:

«- La ambigüedad e incertidumbre de las normas laborales alrededor de lo que es una relación de trabajo digna. -El abuso de los empleadores que buscan reducir su costo laboral para maximizar sus ingresos aprovechando esa situación normativa o directamente violándola hasta llegar a casos extremos, a situaciones de trabajo forzoso. En el caso del trabajo autónomo también se presentan dos factores: – La falta de políticas regulatorias y promocionales para que tengan mejores condiciones al momento de producir bienes y servicios».

De aquel entonces a la fecha transcurridos más de cinco años, tras citados pronunciamientos, con advertida virulenta pandemia que nos llegó desprevenidos, ahora, cuántos millones más de trabajos se requieren, con tantísimos millones de trabajos perdidos?.

Y con otras elecciones encima para dónde hacernos?