Perspectiva Electoral

Por Marcos Pineda

Siguiendo el hilo de la colaboración de ayer, la otra pista de aterrizaje que deberán enfrentar los nuevos partidos políticos, aunque también los demás, es que los votos no van a alcanzar para todos. El sostenimiento de sus registros depende, o bien que obtengan un porcentaje de al menos el 3% del total de la votación o bien que ganen una de las presidencias municipales en juego.

Los partidos viejos, los once que ya tenían registro, tienen la ventaja de que la ley electoral les permite hacer alianzas, coaliciones electorales, pero los nuevos no, ellos tendrán que ir solos. Los partidos con mayor antigüedad cuentan ya con cierta base de votantes, lo que se le denomina voto duro, pero saben que ese voto duro puede en realidad ya no serlo tanto, ya no ser el mismo que en elecciones anteriores, dando cabida a que incluso pudieran hasta perder su registro. Los nueve partidos nuevos saben que se jugarán el todo por el todo, teniendo además mucho en su contra, comenzando por la mayoría de los votantes, que no simpatiza con ninguno de ellos.

Los votos no alcanzan para todos. Imagine usted que la votación fuera pareja para todos (hipotético e imposible escenario, pero imagínelo). Le tocaría de a 5% a cada partido político. Ahora suponga que entre los cinco partidos con mayores posibilidades se llevan el 50% de la votación total, escenario más probable todavía, quedarían 50% de votos a repartirse entre 15 partidos. En el mejor de los casos, le tocaría de 3.3% a cada uno. Y ahora imagine que 5 de esos quince obtuvieran 5% de los votos, entonces los otros 10 partidos estarían condenados estadísticamente a perder su registro.

Ya entrados en cuentas, lo más probable en realidad es que por ahí de 10 de esos partidos no alcancen ni el 2% de la votación total, lo que daría mayores posibilidades a los otros 10 de alcanzar posiciones plurinominales y algunas regidurías.

Hay partidos que corren más riesgo que otros de perder su registro, unos, los nuevos, porque los votantes no los conocen, y otros corren riesgo porque la gente ya los conoce y está mayormente cansada de ellos, de sus hipocresías, sus mentiras y sus simulaciones.

Pero de que buena parte de los nuevos partidos, si no es que todos, perderán su registro, lo perderán, quizá junto con otros que ya, este trienio, han vivido tiempo extra. Al tiempo.

Para iniciados

Duro golpe de refilón para el Partido Encuentro Social, el PES local, partido del gobernador Cuauhtémoc Blanco, la denuncia que pesa sobre su diputado chapulín Marcos Zapotitla. Tuvieron que emitir un comunicado para medio deslindarse y a la vez tratar de salvar la imagen de su partido. Es cierto que ese tema debe dirimirse en los tribunales y que lo más relevante es el acto reclamado, el daño por violación, y no el futuro político del señalado diputado, pero también es cierto que se quiera o no tiene un impacto en la imagen pública del PES, al grado de que podría acarrearle daños electorales de largo alcance. Si los votantes llegaran a asociar la imagen del PES con la del diputado Zapotitla y el litigio que habrá de enfrentar, mal llegarían al inicio de los procesos internos para seleccionar a sus candidatos.

Excelente fin de semana.

La información es PODER!!!