Por Jorge Meade Ocaranza

En Morelos, el proceso electoral del 2009 representó un repunte del PRI, recuperándose la capital, municipios y espacios en el congreso federal y local.
En las elecciones del 2012, el partido en en el Estado, (aún sin candidatos), registraba una ventaja de un 20% a otras fuerzas, por lo que en un proceso interno altamente cuestionado, Amado Orihuela fue el candidato del PRI a la gubernatura. Amado, un modesto productor de caña de azúcar con poca extensión de tierra, inició su carrera política como presidente municipal de Mazatepec; alternaba su actividad con las organizaciones cañeras de la región, todas relacionadas con el ingenio de Zacatepec. Luego, el PRI perdió la gubernatura en el año 2000, por lo que Orihuela nunca conoció un liderazgo de un gobernador priista, lo que le permitió acordar directamente con gobernadores del PAN y PRD; fingía ser opositor, aunque nunca se pronunció realmente contra ellos, su avance en las organizaciones cañeras le permitieron su arribo a la dirigencia de la CNC, además de ir ampliando sus tierras y consolidar su liderazgo con los cañeros. La ausencia de recursos y liderazgos, dieron las condiciones para construir un cacicazgo en la región sur del Estado, el cual se fue extendiendo. Es decir, nunca tuvo límites, su fortuna en bienes materiales y políticos se fue consolidando, supo ligarse al líder nacional cañero y simultáneamente crecieron sus excesos; gustaba rodearse de jóvenes con quien compartía frecuentemente fiestas, jaripeos y sus reuniones cobraron fama.
A Amado nada lo limitó en su región, abarcando desde Zacatepec, pasando por Mazatepec hasta Amacuzac, Xochitepec, y su influencia creció, ya sea por la buena o por la mala, gozaba de recursos e impunidad política y protección. Luego, aprendió rápidamente a emplearse con los gobernadores en turno, a servirles y a servirse de ellos.
Se dice ingeniero agrónomo de profesión, pero no se conoce que haya ejercido o trabajado en ello, e incluso si haya terminado la carrera. Amado Orihuela entendía al PRI como un instrumento político para ganar espacios, de escasas convicciones y principios; él tenía su PRI a modo. A Amado, el PRI le dio todo: le permitió su arribo al Congreso local y federal (incluso dirigirlo), en resumen: militaba en el PRI a su modo.
En el 2012, con la candidatura de EPN para presidente de México, inició su campaña con un partido con el 30% de ventaja; nunca pensó en perder.
No se le escatimaron recursos financieros, materiales y políticos, todo lo tuvo, le alinearon a los Partidos Verde, Nueva Alianza y al final pasó lo increíble para el: perdió.
Sus excesos, festejos anticipados, sus permanentes ausencias e impuntualidades (sumadas a una etapa de soberbia), fueron mermando su ventaja. Amado no se preparó para los debates, reuniones y así fue cómo continuó mostrando sus debilidades y limitaciones; poco a poco fue perdiendo simpatizantes y espacio, colocando amigos, compadres e incondicionales en candidaturas en todos los cargos, desplazando a priistas con méritos y trayectoria y se condujo como amo y señor. Desde entonces, ha culpado a todos de su derrota, «me vendieron, me entregaron», decía. En fin, fueron múltiples las versiones que daba para justificar su derrota. Nunca admitió que fue él, el primer responsable y se agotó su buena suerte por sus abusos.
A partir de esto, se dedicó a cobrarle al PRI su derrota, aprendiendo rápidamente a justificarse y a consolidar su cacicazgo; rápidamente supo el camino para ganar candidaturas en distintos partidos; formó una estructura política que le permitía poner candidatos en el PRI o en otros partidos; un hombre práctico, sin límites ni principios, capaz de todo y todo con tal de imponerse; corrompió a cientos de jóvenes y cuadros políticos; la gente le temía y se sometían, incluso se contaban cosas de él complejas. Creó su estructura (la que ya formalizó en una fundación), la alquilaba a partidos y políticos, Jorge Argüelles es su última obra: lo hizo diputado federal por su región, lo contrataron y a todos traicionó.
La riqueza de Amado es por todos conocida.
En el 2018, después de negociar sus espacios en el PRI, se contrató con el PES, con MORENA y con Cuauhtémoc Blanco; todos le dieron espacios y dinero.
En este 2021, quiso repetir su esquema exigiendo espacios nuevamente, (obvio plurinominales), así como también candidaturas a presidencias municipales, diputaciones y regidurías que él quisiera haber designado y no el PRI y sin encontrar respuestas, esta vez sus chantajes no sirvieron.
Amado Orihuela no era priista desde hace ya muchos años, solo era su franquicia para hacer dinero y ganar espacios. Pasará en MORENA y al PES de ser empleado, a otra condición.
Finalmente, las presentes generaciones de priistas y las futuras se han liberado de un cacique.

*Ligera disminución de casos en Cuernavaca, “pero aún son cifras alarmantes”

*Llamado de alarma a la población para detener propagación masiva

Con 146 casos de contagios acumulados en la semana que concluyó este domingo 10 de enero en Cuernavaca -cifra ligeramente menor a la semana pasada, pero todavía alarmante- el Ayuntamiento reforzará el perifoneo con mensajes para no disminuir las medidas preventivas, con apoyo de la Guardia Nacional en el Centro, colonias y mercados periféricos.

Según los datos de la Secretaría de Salud estatal, a la fecha mencionada en Morelos, hay 419 hospitalizados y 314 en aislamiento, con 10 mil 478 contagiados y 18 defunciones -hasta la semana del 10 de enero- en Cuernavaca, por lo que las autoridades de salud y el mismo Comité Municipal de Contingencia Covid-19 (CMCC-19) hacen el llamado de alerta a la población a cumplir las acciones y detener la propagación masiva del virus.

Durante la conferencia de revisión del comportamiento epidemiológico en Cuernavaca, los integrantes del CMCC-19 reiteraron el aviso de las autoridades estales de salud en el sentido del límite de ocupación hospitalaria, debido a que se están manifestando los contagios adquiridos en las movilizaciones de la gente durante las celebraciones navideñas.

Ante la situación, el titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), Contralmirante Armando Nava Sánchez, indicó que a la par de las campañas “Transita por la derecha” de sana distancia y vigilancia del cumplimiento de las medidas de prevención, el personal de la dependencia es supervisado para detección oportuna de casos.

“Los elementos de Seguridad Pública y de la Subsecretaría de Protección Civil está en contacto directo con la población, por lo cual también cumplen con las acciones preventivas y se lleva una supervisión a fin de tomar decisiones oportunas, para evitar propagación de casos dentro de la Secretaría” precisó Nava Sánchez.

Indicó que, con el apoyo de la Guardia Nacional, a partir de las 10 horas de este lunes 11 de enero, Seguridad Pública del Ayuntamiento capitalino refuerza el perifoneo de alarma extrema por permanencia del semáforo epidemiológico en rojo, esto en colonias y mercados periféricos, además del Centro capitalino.

El CMCC-19 concluyó que la población advierte ya la proximidad de casos cercanos a su ámbito familiar, vecinal y de trabajo, por lo que es la más grave advertencia para adquirir conciencia sobre la magnitud de las consecuencias de cumplir o no cumplir con las acciones preventivas, no salir de casa y en caso de necesidad, hacerlo con cubre-bocas, sana distancia uso de gel y evitar aglomeraciones a riesgo de la salud personal y familiar.

Perspectiva Electoral
Por Marcos Pineda

Los procesos internos de los partidos para seleccionar a las mujeres y los hombres que contenderán en las próximas elecciones ya están en marcha. Los nombres de una gran variedad de aspirantes comienzan a darse a conocer. Unos por ellos mismos y otros por terceros interesados, de alguna manera.
En lo general, podemos distinguir dos tipos de grupos entre las y los aspirantes. Los de los partidos tradicionales y los de los emergentes. En el caso de los primeros, quienes buscan la candidatura son, en su mayoría, ya bien militantes de tiempo atrás, conocidos entre sus filas partidarias o bien con cierta trayectoria pública. Ellos mismos se han convencido, o alguien de sus correligionarios los convenció, de que podrían obtener la candidatura y que al través de una buena campaña tendrían posibilidades de ganar las constitucionales. La efervescencia en esos partidos y sus aspirantes está creciendo de forma acelerada.
Ahí están PAN, PRI, PRD, Morena, PT y hasta el Verde. Pero donde hay una sensación de que lo más difícil es lograr la candidatura es en Morena. Buena parte de esos morenistas creen que ganando la candidatura ya están del otro lado, que ya es cuestión de tiempo para lograr sus aspiraciones de ser electos o relectos, según el caso. Morena vive, en muy poco tiempo, circunstancias iguales o casi iguales a las que vivió el PRI en su periodo de partido hegemónico, cuando la idea predominante era que no importaba quien fuera la candidata o el candidato, por el hecho de salir cobijados con la marca en el poder y la bendición de arriba, era suficiente para ganar. En los otros partidos, a los que ya se les dice tradicionales, la apuesta es a que su capital político, su campaña y el desgaste de los morenistas y del presidente López Obrador, de Cuauhtémoc Blanco, de los actuales diputados y los presidentes municipales, que han hecho un pésimo papel, les abrirá posibilidades de obtener el triunfo en las urnas.
En los otros, los partidos emergentes, las candidaturas se están y se seguirán ofertando como si se tratara de la elección de un desayuno en restaurante. A la carta, es decir, una por una, o en paquete, donde el partido ofrece a un determinado candidato que coloque toda la batería de candidatas y candidatos, a fin de llenar las posiciones que la ley obliga a registrar para tener derecho a contender.
Una de las ideas equivocadas que circula en el ambiente es que tal cantidad de partidos y candidatos, 23 partidos, 36 presidencias municipales y el cuerpo edilicio, 20 diputaciones locales y cinco federales, a los que, si sumamos a los representantes de las candidaturas ante los diferentes órganos electorales y los de casilla, que tienen obligación y derecho de registrar, será una gran cantidad de personas la que participe en el proceso electoral. Y eso no es del todo cierto.
La realidad será que muy pocos partidos van a contar con candidatos para todas las posiciones en juego. En muchos lugares no habrá representantes de los candidatos en los órganos electorales y mucho menos en las casillas. A última hora, cuando esté por vencerse el plazo para el registro definitivo de candidatos todavía estarán buscando afanosamente ciudadanos a los cuales ofrecerles, estas candidaturas que dijimos podrán ser a la carta o en paquete. Y un tanto así ocurrirá con la inscripción de representantes ante los órganos electorales y para las mesas receptoras de la votación.
Y para iniciados
En Morena ya quedó claro que la selección de candidatas y candidatos será por encuestas. Ya en otros momentos y lugares ha habido mucha inconformidad, incluso deserciones, porque a veces no les han enseñado ni los resultados y a los aspirantes descartados les exigen que se sumen y, como se dice coloquialmente, que no hagan olas. Si los aspirantes no tienen mediciones propias, confiables, técnica y profesionalmente bien hechas, serán muy fáciles de descartar en las contiendas internas. Y otra vez, como dice el popular refrán, les pueden hacer de chivo los tamales.
Excelente inicio de semana.
La información es PODER!!!