Perspectiva Electoral
Por Marcos Pineda

Una de las principales preocupaciones de los partidos políticos, es lograr su permanencia, es decir, no perder su registro para seguir compitiendo en las sucesivas elecciones. Alcanzar el poder público es el objetivo de los partidos, o al menos una parcela de ese poder. El nacimiento, permanencia y extinción de los partidos depende de distintas variables, que pueden agruparse, esencialmente en tres categorías: factores institucionales, factores de corto plazo y factores de largo plazo. En efecto, son diversos factores, pero hoy hablaremos de uno, los de corto plazo, con base en los resultados de la encuesta que presentamos en días anteriores
Dentro de los factores de corto plazo se halla: el papel de los líderes partidarios, los candidatos y las campañas. Es una obviedad que fuera de los periodos electorales, el papel principal lo desempeñan los líderes partidarios y que, los otros dos, dentro de los plazos de precampañas y campañas. Un perfil atractivo para el votante podrá facilitarle al partido los votos para su permanencia, para ganar las elecciones o, todo lo contrario, para perderlas e incluso perder su registro.
Ya vimos que en esta elección alrededor de 15 partidos políticos están en riesgo de perder su registro en las elecciones del 6 de junio. Ahora bien, veamos entre las personalidades que medimos, quiénes y cómo podrían abonar, para bien o para mal, en el desenlace electoral.
Lo primordial para un candidato es tener en lo general una buena imagen pública, que se compone, a su vez de distintos factores. Y ser el candidato adecuado para la elección y para el perfil de partido adecuado. No es lo mismo un candidato en un partido que en otro, o una candidatura común, si es el caso. En unos podrán sumar y en otros podrían restar.
En la tabla de probabilidad de voto, a nivel estatal, podemos observar que entre las personas que conocen a José Luis Urióstegui Salgado hay una mayor probabilidad de que terminaran votando por él, con un 7.69, en la escala de 0 a 10, que por el resto de las personalidades incluidas. Sin embargo, cuando vemos el indicador de ajuste al total de la muestra, el que obtiene el más alto es Sergio Estrada, con un 1.94, seguido de José Silva Bandala, con un 1.88. Comparando estos resultados con los de la encuesta de Cuernavaca, podemos obtener una conclusión. Sergio Estrada podría ser un mejor candidato a nivel estatal, pero en Cuernavaca, decrece su simpatía. Y Silva Bandala no está perfilado como candidato, o al menos no todavía, pero goza de un buen posicionamiento estatal.
Ahora bien, los indicadores de simpatía, de los que se desprende parte del estudio de los llamados putos negativos, resultan muy interesantes. Si bien los punteros no son tan conocidos en el estado de Morelos como el resto de los aspirantes, sí son mejor percibidos entre la gente que los conoce y eso les puede ser muy útil a la hora de desarrollar sus campañas constitucionales. En otras palabras, serían candidatos con posibilidades de crecer. En ese caso se encuentran: Ricardo Dorantes San Martín, con un 65% de simpatía, Edgar Vargas Santiago, con un 64% y Matías Nazario Morales, con un 62 por ciento. Aquí es donde el papel que jueguen Nazario y Dorantes será fundamental para darle a sus partidos los votos que necesitan, y sí tienen posibilidades estadísticas de hacerlo. En esta medición, Sergio Estrada, Manuel Martínez Garrigós y Mauricio Manuel Fragoso son los personajes que menos simpatías despiertan entre la gente que los conoce, con 46, el primero, y 44 los otros dos.
Seguiremos haciendo mediciones sobre diferentes personalidades, partidos y cargos en juego. Sin duda, la mejor manera de tomar una buena decisión, a la hora de votar, es estar bien informados y para ello nos es muy útil la estadística.
Y para iniciados
Hablando de números, ya comenzaron las quejas al interior de Morena al momento de decirles sus dirigentes, empezando por Mario Delgado, quiénes ganaron las encuestas para seleccionar candidatos. Una de las quejas es que, digámoslo coloquialmente, les hicieron de chivo los tamales. Otra, que ni siquiera les presentan los resultados o a los responsables de haber hecho las encuestas. Valdría la pena que los aspirantes se aseguren de tener sus propias mediciones, hechas por profesionales de su confianza, debidamente capacitados y acreditados.
Excelente jueves.
La información es PODER!!!