Este programa va dirigido a personas en situación de calle y adultos mayores en estado de extrema precariedad, para atender su alimentación, una prioridad escasamente cubierta de la población sin recursos.

Durante la entrega de comidas, el DIF capitalino cumple con el protocolo completo de prevención para evitar contagios, como sana distancia, lavado de manos con agua y jabón, toma de temperatura, aplicación de gel antibacterial y uso obligatorio de cubrebocas.

En este programa participa activamente la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) de Cuernavaca al ser la responsable de la elaboración de los desayunos y comidas calientes.

El DIF Cuernavaca invita a adultos mayores en situación vulnerable a la Casa del Adulto Mayor, ubicada en el Parque Tlaltenango de avenida Emiliano Zapata 715.

Ahí se entregan comidas calientes, los días lunes y miércoles de cada semana de 12:00 a 13:00 hrs.

Perspectiva Electoral
Por Marcos Pineda

La lucha por lograr condiciones generales de equidad de género, la igualdad política, o sea, el piso parejo, para la incorporación de las mujeres en la competencia electoral y la erradicación de la violencia por razones de género, ha sido exactamente eso, una lucha. Un enfrentamiento directo de las mujeres que han decidido alzar la voz, tomar las calles, participar activamente en movimientos sociales, organizaciones civiles y partidos políticos.
Sin embargo, hay que distinguir, con mucha claridad, quiénes de las mujeres han sido parte de esta lucha frontal contra el machismo, la violencia, la demagogia de hombres que en el discurso son incluyentes, progresistas, mientras en la realidad albergan en sus corazones una misoginia que no se atreverán jamás a reconocer, las mujeres que se han entregado, desde diferentes trincheras, en muy distintos momentos de la historia, a la batalla por el justo reconocimiento de sus derechos civiles, económicos y políticos, de las que han formado parte de un sistema que se niega a derribar el statu quo.
Diferenciar a las auténticas luchadoras sociales y políticas de aquellas que, por conseguir sus intereses y objetivos personales, se han prestado para ser marionetas, peones o alfiles del poder, es algo que no se puede hacer más que con la corroboración de sus discursos en los hechos. En congruencia entre los que han pensado, aquello que han dicho y, finalmente, en cuáles son sus hechos. Si por un lado han esgrimido discursos incluyentes, progresistas, democráticos y demás, pero, por otro lado, forman parte de los grupos de poder que impiden el avance de la ley, contribuyen o defienden a la preservación del machismo, la inequidad o la violencia, no podrían ser más que traidoras a las nobles causas de las mujeres.
Ejemplos de las traidoras a las causas de la mujer sobran en nuestra historia, e incluso en nuestra historia más reciente, y se encuentran en todos lados y en todos los partidos. Pero hoy no quiero hablar de ellas, sino de las otras, las que han dado y siguen dando la batalla. Las que siguen promoviendo, convocando, animando la participación de las mujeres en la vida pública que, con esa pasión característica de su género, ni desfallecen ni se arredran, en esta lucha a la que todavía faltan muchas batallas por librar.
El Pacto por las Mujeres en Morelos ha logrado dejar al margen diferencias de pertenencia partidaria, de ideología y de creencias religiosas. Pudimos ver reunidas a mujeres conocidas y reconocidas en Morelos, tratando los temas neurálgicos para combatir la violencia política por razones de género, ahora que los tiempos electorales precisan de su colaboración conjunta. Aunque también quisiéramos ver que estos esfuerzos tuvieran permanencia, trascendieran a los periodos electivos. Y todavía están a tiempo para hacer sentir su peso en la escena pública, podrían fundar un nuevo, trascendente, plural e incluyente, movimiento social, con perspectiva de género.
En orden alfabético, a además de otras que también estuvieron presentes y por las cuales tengo gran reconocimiento y respeto, ya que con respecto a varias de ellas me consta en los hechos la madera de la que están hechas, Adriana Mújica Murias, Cristina Balderas Aragón, Jessica Ortega, Kenia Lugo Delgado, Laura Ocampo, Emma Margarita Alemán, Maricela Velázquez, Meggie Salgado, Patricia Bedolla y Rocío Carrillo, son ahora, tras este Pacto por las Mujeres de Morelos, algo que podríamos denominar como un “Factor de Género”, capaz de incidir directamente en las elecciones de este año.
Habrá que seguirles la pista, tanto en forma colectiva, como en lo individual.
Y para iniciados…
Ya viene el momento de medir estadísticamente a los aspirantes a presidentes municipales de las principales alcaldías de la entidad. De nueva cuenta, aunque los tiradores son muchos, los observadores electorales advierten, como se estila decir coloquialmente, que la caballada está muy flaca. Con gusto recibiremos en los próximos días las sugerencias de nuestros lectores para convocar e incluir a los aspirantes de Cuautla, Jiutepec, Temixco y Jojutla, en las siguientes encuestas públicas de Consulting & Research Estadística Aplicada, rumbo a las elecciones del 6 de junio.
Excelente jueves.
La información es PODER!!!