Perspectiva Electoral
Por Marcos Pineda

Los procesos internos de los partidos para seleccionar a las mujeres y los hombres que contenderán en las próximas elecciones ya están en marcha. Los nombres de una gran variedad de aspirantes comienzan a darse a conocer. Unos por ellos mismos y otros por terceros interesados, de alguna manera.
En lo general, podemos distinguir dos tipos de grupos entre las y los aspirantes. Los de los partidos tradicionales y los de los emergentes. En el caso de los primeros, quienes buscan la candidatura son, en su mayoría, ya bien militantes de tiempo atrás, conocidos entre sus filas partidarias o bien con cierta trayectoria pública. Ellos mismos se han convencido, o alguien de sus correligionarios los convenció, de que podrían obtener la candidatura y que al través de una buena campaña tendrían posibilidades de ganar las constitucionales. La efervescencia en esos partidos y sus aspirantes está creciendo de forma acelerada.
Ahí están PAN, PRI, PRD, Morena, PT y hasta el Verde. Pero donde hay una sensación de que lo más difícil es lograr la candidatura es en Morena. Buena parte de esos morenistas creen que ganando la candidatura ya están del otro lado, que ya es cuestión de tiempo para lograr sus aspiraciones de ser electos o relectos, según el caso. Morena vive, en muy poco tiempo, circunstancias iguales o casi iguales a las que vivió el PRI en su periodo de partido hegemónico, cuando la idea predominante era que no importaba quien fuera la candidata o el candidato, por el hecho de salir cobijados con la marca en el poder y la bendición de arriba, era suficiente para ganar. En los otros partidos, a los que ya se les dice tradicionales, la apuesta es a que su capital político, su campaña y el desgaste de los morenistas y del presidente López Obrador, de Cuauhtémoc Blanco, de los actuales diputados y los presidentes municipales, que han hecho un pésimo papel, les abrirá posibilidades de obtener el triunfo en las urnas.
En los otros, los partidos emergentes, las candidaturas se están y se seguirán ofertando como si se tratara de la elección de un desayuno en restaurante. A la carta, es decir, una por una, o en paquete, donde el partido ofrece a un determinado candidato que coloque toda la batería de candidatas y candidatos, a fin de llenar las posiciones que la ley obliga a registrar para tener derecho a contender.
Una de las ideas equivocadas que circula en el ambiente es que tal cantidad de partidos y candidatos, 23 partidos, 36 presidencias municipales y el cuerpo edilicio, 20 diputaciones locales y cinco federales, a los que, si sumamos a los representantes de las candidaturas ante los diferentes órganos electorales y los de casilla, que tienen obligación y derecho de registrar, será una gran cantidad de personas la que participe en el proceso electoral. Y eso no es del todo cierto.
La realidad será que muy pocos partidos van a contar con candidatos para todas las posiciones en juego. En muchos lugares no habrá representantes de los candidatos en los órganos electorales y mucho menos en las casillas. A última hora, cuando esté por vencerse el plazo para el registro definitivo de candidatos todavía estarán buscando afanosamente ciudadanos a los cuales ofrecerles, estas candidaturas que dijimos podrán ser a la carta o en paquete. Y un tanto así ocurrirá con la inscripción de representantes ante los órganos electorales y para las mesas receptoras de la votación.
Y para iniciados
En Morena ya quedó claro que la selección de candidatas y candidatos será por encuestas. Ya en otros momentos y lugares ha habido mucha inconformidad, incluso deserciones, porque a veces no les han enseñado ni los resultados y a los aspirantes descartados les exigen que se sumen y, como se dice coloquialmente, que no hagan olas. Si los aspirantes no tienen mediciones propias, confiables, técnica y profesionalmente bien hechas, serán muy fáciles de descartar en las contiendas internas. Y otra vez, como dice el popular refrán, les pueden hacer de chivo los tamales.
Excelente inicio de semana.
La información es PODER!!!

Por Juan José Hernández Cuevas
Trataré de ser breve en esta historia basada en la obra “Las Leyes de la Naturaleza Humana” de Robert Greene. En el año 432 a. de C., los habitantes de Atenas recibieron una noticia perturbadora, representantes de la ciudad-Estado de Esparta se encontraban en la ciudad y habían presentado al consejo de gobierno ateniense nuevas condiciones de paz. Si no las aceptaba, Esparta le declararía la guerra.
Dos ciudades archienemigas, diametralmente opuestas en muchos sentidos. Atenas dirigía una liga de Estados democráticos en la región, mientras que Esparta encabezaba una confederación de oligarquías llamada la liga del Peloponeso. Una dependía de su marina y su riqueza, era potencia comercial en el más eminente mar del Mediterráneo. La segunda dependía de su ejército, era un estado eminentemente militar…
La asamblea ateniense se reunió en la colonia Pnyx para discutir el ultimátum Espartano. De esta asamblea surge un peculiar líder llamado Pericles. El anciano estadista ateniense, sumamente querido. Su opinión importaba más que la de cualquiera. Pero pese a lo mucho que se le respetaba, se le consideraba un líder más filósofo que político. En el inicio de su carrera era sorprendente lo poderoso y exitoso que había llegado a ser, pues no hacía nada de la manera habitual.
Antes de que Pericles apareciera en escena, los atenienses habían preferido, ver en sus líderes cierto tipo de personalidad, hombres capaces de pronunciar discursos estimulantes y persuasivos, con dotes para el dramatismo. Esto producía una política demasiado incoherente o disgregadora; solamente se trataba de hombres dominados por el instinto y la emoción.
Pericles propuso como estrategia contra los espartanos, que no morderían el anzuelo; que no los combatirían en tierra. -Con sus accesos al mar mantendrán bien provista a la ciudad y usarán su marina para incursionar en sus poblaciones costeras. Con el tiempo, la ausencia de batalla los exasperará y la necesidad de alimentarse y abastecer a su ejército paulatinamente los dejará sin dinero. Sus aliados pelearán entre sí. El partido de la guerra en Esparta quedará desacreditado; una verdadera y perdurable paz será convenida, todo ello con un costo mínimo de vidas y dinero para los atenienses-.
Al poco tiempo Pericles murió y por extraño que parezca los atenienses no lloraron a su líder, lo culparon de la peste que aconteció y protestaron por la ineficacia de su estrategia.
Al final estos hombres de la asamblea llenos de esa “legitimidad”, que no comulgaban con las ideas del fallecido Pericles, esos supuestos caudillos líderes que “arriesgados” y “entregados” al pueblo ateniense, cobraron gran popularidad, pues incitaban a librar una guerra frontal contra los expertos y adiestrados espartanos. En otras palabras, el pueblo ateniense creía en sus ilusos políticos con sus “ideas apasionadas y desmesuradas”. Hoy gracias a la historia sabemos que de esa manera llegó a su fin aquella ciudad de los grandes sabios y filósofos, cruelmente derrotada y devastada.
Así fue como los años de gloria, su gran imperio democrático y la edad de oro de Pericles, todo se esfumó para siempre, el hombre que refrenó sus más peligrosas emociones -agresividad, codicia, soberbia, egoísmo- había desaparecido de la escena y su sabiduría había caído en el olvido. Pero, si tal vez los atenienses pese a la adversidad, hubieran optado en seguir su plan, muy posiblemente esa derrota hubiese sido un triunfo.
El ilustre Max Weber, sostiene que debemos entender por legitimidad a la idea de algo que es “auténtico”, “justo”, “equitativo”, “razonable”, y tiene como elemento intrínseco el consenso referido a principios o valores culturales, pero que no deja de ser un sistema de creencias, de suposiciones abstractas de lo que consideramos como colectivo, que se encuentra en nuestra percepción sensible y se traduce en un sentimiento de empatía. Para Max Weber existen tres tipos de dominación legítima: De carácter racional, de carácter tradicional y de carácter carismático. Nos inspiraremos en este último. En la autoridad carismática se obedece al caudillo carismáticamente calificado por razones de confianza personal en la revelación, heroicidad o ejemplaridad.
Como resultado de ello podemos aseverar que, en el caso de Pericles, fue considerado un gran líder y muy respetado, pero por su edad y falta de vigencia perdió esa “legitimidad” que le caracterizaba en sus tiempos de gloria; aunado a ello su muerte repentina -un año después del inicio de la guerra-, provocó que perdiera en absoluto toda la credibilidad de su pueblo. La ciudad ya debilitada y necesitada de una figura de autoridad, optó por representes improvisados que dieron rienda suelta a sus apasionamientos, a falacias y retóricas sin sustento; incipientes faltos de un análisis profundo que les permitiera dilucidar la realidad por la que la ciudad del Partenón estaba pasando y que terminó en ruinas.
Con este ilustrativo ejemplo pasamos a la actualidad, en donde sufrimos parecidos tropiezos por elegir a representantes populares, hombres o mujeres que ejercen a través de su influencia el poder de la legitimidad en el quehacer político y de la política; donde toman decisiones poco sensatas, sabias o, como Seneca decía faltas de templanza, entendida ésta como la falta de moderación en todo lo que hacemos, especialmente en el control de las emociones, esas sensaciones desequilibradas tomadas por el vaivén del inhóspito e inmenso mar de las bajas pasiones.
Esto también tiene una explicación científica para las neurociencias, pues ahora en la política, esta actividad ha cobrado mayor auge y se ha vuelto más ampliamente estudiado por el “marketing político”; que basados en la teoría del “cerebro “triúnico” o “triuno” de Paul MacLean entre otras ramas de las neurociencias como la neurolingüística, la neurofisiología, el neurodesarrollo. Encuentran el “talón de Aquiles” para mover y conmover anímicamente a las masas y con ello lograr sus objetivos; es decir, a través de artífices de la publicidad, la difusión estratégica de colores, imágenes, videos, discursos y palabras, ejercen ese gran poder que muy seguramente será definitorio para la toma de decisiones de aquellos individuos a quienes van dirigidas.
Obtener esa breve legitimidad a toda costa es lo de hoy. Esa aprobación de la sociedad por el carisma, por la fama, por la imagen o por publicidad; pero no por el proyecto, por argumentos de validez o razones previamente analizadas y comprobadas como eficaces, por propuestas que sean realistas, que respondan a los ¿Cuándo? ¿Cómo? y ¿Porqués? Cuyo objetivo sea resolver los grandes problemas o paradigmas de la administración pública de cualquier ciudad o Estado.
Para las neurociencias y Paul MacLean el cerebro se compone de tres cerebros inmersos en uno mismo, de ahí la concepción de “Triúnico” o “Triuno” (mencionada en líneas anteriores), pues estos tres elementos se encuentran en constante interacción en nuestra psique; los cuales nombró de la siguiente manera: cerebro reptiliano o instintivo, como la parte del cerebro más primitiva de nuestra evolución; es el encargado de las funciones básicas y de supervivencia. El cerebro límbico o emocional, propio de los mamíferos, este cerebro tiene memoria y su forma de funcionamiento es a través de la motivación, activación y memorización, es decir; este cerebro almacena todo aquello que nos provoca emociones intensas, y desecha las que no. Por último, el cerebro neocórtex o racional, se encarga del proceso cognitivo y de la toma de decisiones razonadas y/o lógicas.
Lo interesante es que estos tres cerebros dominan totalmente a nuestro ser, tan es así, que podemos afirmar que gracias a ellos y a través de su interacción tenemos preferencias para cualquier cosa que hagamos en toda nuestra existencia.
Por estas razones, se dice que el 15% de las decisiones que tomamos en nuestras vidas pertenecen al campo de cerebro neocórtex o racional y el 85% lo definimos con los otros dos cerebros, es decir; la mayor parte de ellas, las tomas de manera inconsciente o subconsciente.
Ahora que sabemos esto; ¿No crees, que es importante involucrarse en la política? y más aún, tener un escrutinio riguroso de los políticos que participarán. Sin duda tenemos que comenzar por hacer discernimientos que permitan mayor aproximación a la realidad, saber quiénes están preparados y no puedan tan fácilmente defraudar a la sociedad. Sabemos que el arte de gobernar implica una gran responsabilidad, y lo que decidamos hoy repercutirá para el próximo año 2022. Mientras tanto, este próximo 6 de junio de 2021 habrá elecciones intermedias y entonces tendrás que definir ¿Por cuál de tus cerebros te dejarás guiar?… pasemos de una legitimación de corazonadas o de pasiones a una verdadera legitimación de razones, capacidad, proyecto, trabajo y honestidad.
Reciban un cordial saludo y un abrazo de corazón, ¡hasta pronto!

Perspectiva Electoral
Por Marcos Pineda

Cuando las noticias sobre la resistencia, el franco rechazo, de los morenistas de Morelos a ir en coalición electoral con los fuereños del Partido Encuentro Social, llegó a la sede nacional, que dirige Mario Delgado, y a Palacio Nacional, no fue en realidad ninguna novedad. Ya lo esperaban, lo veían venir y supuestamente lo tenían calculado.
La novedad es que el rechazo a la alianza electoral con el PES de Hugo Éric Flores, que tiene a Jorge Argüelles como gerente de su franquicia electoral, ha cobrado mayores dimensiones de las que esperaban y pensaron que podrían controlar, tras la imposición del convenio firmado desde la sede nacional.
En el lado del PES, Argüelles y Flores, están exigiendo, en tono de respetuosa solicitud, que Mario Delgado haga que se cumpla la palabra que empeñó López Obrador quien, por supuesto, negará cualquier tipo de participación, aunque así lo reveló, púbicamente, hace algunas semanas, el propio Argüelles. Y en el lado de Morena de Morelos, las posturas se están endureciendo y preparan lo que se antoja ya una larga disputa política y legal, con desenlace incierto.
También del lado del PES, Argüelles cumplió en su calidad de coordinador de los diputados federales pesistas, con la encomienda de apoyar a ciegas todas las iniciativas, posturas y puntos de acuerdo emanadas de Palacio Nacional, lo que no fue nada difícil, desde el cómodo discurso del apoyo al presidente López Obrador, ya que en realidad no son un partido de oposición, sino un partido satélite. Ahora su argumento es que ellos ya cumplieron y le toca corresponder a Mario Delgado y al presidente de la República.
El error de ambos, de Andrés Manuel y de Mario Delgado, fue el de siempre: prometer lo que no sabían si en realidad iban a poder cumplir. Actuaron como el PRI de los viejos tiempos, sin el menor tiento, pensando que como están en el poder, pueden ver a militantes y dirigentes locales, como peones a los que pueden comprar o someter.
El acierto de los morenistas de Morelos estriba en que no están equivocados, están en su papel, en lo correcto, en la legítima defensa de lo que por derecho les corresponde. Y hasta el momento parece que sí están decididos a dar la batalla política y legal, hasta el final del camino. Y, quizá sin darse cuenta, al rechazar la coalición con el PES y dar la batalla por defender sus derechos como militantes de su partido, al mismo tiempo están librando una dura batalla para proteger a los morelenses y desterrar a los pesistas, que no solamente han llevado a la entidad a los peores lugares nacionales en seguridad, economía, desempleo, turismo, endeudamiento y todo lo demás, sino que, encima, vinieron de fuera a saquear Morelos y están empeñados en seguirlo haciendo.
En todo ello, la cabeza más visible del proyecto político, Cuauhtémoc Blanco, sigue siendo una marioneta que manejan a su antojo. Sin embargo, para los efectos del tejido fino les es completamente inservible. Carece de las capacidades, los conocimientos y la experiencia que son necesarios para intermediar, lograr negociaciones y acuerdos, ya sea arriba o abajo, ya que ni siquiera bien asesorado podría hacerlo, puesto que en innumerables ocasiones ha demostrado públicamente que ni leer, ni repetir verbalmente un escrito, es capaz de hacer en forma correcta. Y como su alfil, José Manuel Sanz, ya está minimizado, apocado y marginado, Blanco se ha quedado fuera de las mesas relevantes, y si se le invita es en calidad de convidado de piedra.
Y para iniciados
Mis más sentidas condolencias para la familia Preciado Bahena, por la sensible pérdida de América, cuya prometedora carrera en el servicio público se vio abruptamente interrumpida por el flagelo del COVID-19. La institución, el IMPEPAC, seguirá su marcha y no habrá afectaciones al proceso electoral, puesto que los mecanismos para la sustitución de los miembros del consejo general están bien definidos. Sin embargo, su ausencia dejará una profunda huella en los corazones de sus seres queridos.
Excelente fin de semana.
La información es PODER!!!

Por Jorge Meade Ocaranza

A nadie sorprende su renuncia, después de perder la gubernatura en el 2012, Amado Orihuela Trejo sólo se dedicó a chantajear y a usar el partido para sus fines personales.

Amado Orihuela desde hace mucho tiempo estaba aliando con los adversarios del partido; lo recuerdo como Caballo de Troya en el Proceso Electoral de 2018, donde sólo se beneficio y uso al partido.

Su paso por el partido representa una etapa del PRI que no puede repetirse. Por ello, afirmó que el PRI gana con su salida.

Hoy simplemente formalizó su salida de un partido en donde los chantajes ya no le sirvieron para seguir sacando provecho.

Amagaba y chantajeaba para tener espacios públicos, yo lo viví directamente.

Debe ser día de fiesta en el partido.

Perspectiva Electoral
Por Marcos Pineda

Es de sobra popularmente conocido que la inmensa mayoría de los políticos apuestan por la mentira, el engaño, la demagogia, la traición y la impunidad para lograr sus objetivos personales y de grupos, al través de la manipulación de las causas populares, ya sea, antes, durante o después de los procesos electorales.
A pesar de los repetidos discursos sobre el noble oficio de la política, frase citada desde añejos tiempos en la política mexicana, generación tras generación, partidos tras partidos, líderes tras líderes, han seguido usando las mismas fórmulas para hacerse del poder y mantenerse en el mismo. A lo mucho, las reformas a las leyes electorales han servido para refinar esa aviesa manera de proceder, de lo que, a veces, ya llamamos despectivamente, clase política.
Hay quienes dicen que no todos son iguales. Y coincido, no todos son iguales. Hay algunos, los menos, que llegan al poder, se enquistan en él, ya como caciques locales o regionales, como miembros de alguna cúpula o los que han llegado a encabezarlas a nivel nacional, y ahí permanecen por mucho tiempo. Y hay otros que, aunque quisieron hacer lo mismo, no pudieron, así que se contentaron con saquear, enriquecerse lo más que pudieran durante el periodo que duraron sus encargos de representación o como funcionarios públicos. Y hoy han quedado en el olvido.
De cualquier manera, en ambos casos, apostaron por lo mismo: la impunidad. Algunos no mintieron tanto, no robaron tanto, no traicionaron tanto, otros sí y mucho. Y los escasos políticos que sí fueron o son gente decente, regularmente se ven atacados o marginados. No son de las conveniencias de las cúpulas en el poder. Coincido, no todos son iguales, hay algunos, buenos, muy pocos, pero buenos. Otros malos, pero mucho y muy malos, y los que son peores.
Vamos a poner algunos casos para que usted emita su propia opinión al respecto.
La principal bandera de campaña del hoy gobernador, Cuauhtémoc Blanco, fue su compromiso, reiterado y expreso, de que metería a la cárcel a Graco Ramírez y a Rodrigo Gayosso, Y, al menos hasta la fecha, no hay ningún indicio de que pueda cumplir con su palabra. Al contrario, ambos siguen activos, tras bambalinas, en la política y los negocios vinculados a la misma.
Cuauhtémoc Blanco fue señalado por haberse alquilado por algunos millones de pesos como candidato a presidente municipal y no pasó nada, llegó a gobernador y aspira a ser presidente de la República. Su círculo cercano fue objeto de investigaciones con las que se descubrieron transacciones millonarias y retiros, también millonarios, en efectivo. Y tampoco pasó nada. El propio presidente de México lo exoneró de manera verbal en una de sus visitas a la entidad y ahí paró todo el escándalo.
Varios integrantes de las más recientes legislaturas locales han sido señalados, muy pocos procesados, con relación a diferentes irregularidades que pudieran ser constitutivas de delitos patrimoniales, y tampoco ha pasado nada, al menos nada trascendente, más que algunos procesos en curso que difícilmente lograrán resarcir daños al erario o sancionar a los presuntos responsables.
El partido del presidente, Morena, se ha visto traicionado por su dirigencia nacional, fraguándose una alianza electoral que lo dejará no solamente dividido, sino en la indefensión, entregado a las manos de un equipo de fuereños que por más que quieran ser defendidos, es claro que vinieron a Morelos a tomarlo como tierra de conquista y se han salido con la suya, mientras el pueblo, la sociedad y los partidos los padecen pasivamente.
Ahora que ya iniciaron los procesos para la selección de candidatos, valdría la pena que usted y yo nos preguntemos si queremos que las cosas sigan así.

Y para iniciados
La Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, por unanimidad de votos, ya confirmó ayer que la decisión de destituir a Ana Isabel León Trueba como consejera presidenta del IMPEPAC, acusada de negligencia y descuido en el desempeño de sus funciones, está plenamente acreditada. León Trueba fue severamente sancionada, pero, y qué hay del caso que la llevó a su destitución, el supuesto contrato de Cuauhtémoc Blanco para alquilarse como candidato, por siete millones de pesos. Una vez más parece que la opacidad, la impunidad y el revanchismo se ciernen sobre Morelos.
Excelente jueves.
La información es PODER!!!

Perspectiva Electoral
Por Marcos Pineda

Muy rápido se ha extendido el rumor de que Sergio Estrada Cajigal, expresidente municipal y exgobernador de Morelos, podría ser candidato a alcalde capitalino, ahora como propuesta de un partido de nueva creación.
Las siglas partidarias que cobijarían la candidatura de Estrada son las de Fuerza Social por México, uno de los tres nuevos partidos políticos con registro nacional, creado y dirigido por Pedro Haces Barba. Hoy aliado y defensor a ultranza de la Cuarta Transformación de López Obrador, el senador suplente de Morena, con licencia, que afirma, junto con sus operadores cercanos, contar con la bendición presidencial, no sólo ha sido secretario de la Confederación Autónoma de Trabajadores y Empleados de México (CATEM). A los 25 años, ocupó la subsecretaría de Pesca y luego fue diputado federal. Es uno más de los expriistas que se sumaron a Morena en el 2018. Militó desde 1981 en el Partido Revolucionario Institucional, ocupando diferentes cargos en ese partido, al paso del tiempo.
Al inicio del mandato de Andrés Manuel, suplió a Germán Martínez, propietario del escaño senatorial al que regresó después de renunciar como director general del Instituto Mexicano del Seguro Social, en medio de una fuerte polémica por su desacuerdo con las políticas de AMLO y Hacienda, Haces Barba pidió licencia a su nuevo partido, Morena, para dedicarse a la construcción de Fuerza Social por México, incluyendo para ello a distintas figuras morenistas y priistas.
Ahora Pedro Haces está urgido de votos para conservar el registro ante el INE, aunque tiene claro que será insalvable que pierda la patente electoral en varios estados de la República. La invitación para hacer a un exgobernador, candidato a presidente municipal, obedece a esa lógica de atraer a quienes pudieran representarle votos en cantidades suficientes para alcanzar el objetivo principal: conservar el registro y no porque considere que Estrada es la mejor opción para el pueblo de Morelos.
Habrá quienes tengan buena o mala impresión del paso de Sergio Estrada por el gobierno de la capital y de la entidad. Lo cierto, es que terminó enfrentado con la cúpula panista y una vez dentro de la política, a la que se incorporó porque ni los panistas de aquel entonces querían aceptar la candidatura que lo catapultó para llegar a gobernador, ya nunca la dejó del todo, aunque se mantuviera algo lejano públicamente. De los que nunca se alejó fue de los priistas, tanto así que apostó por apoyar la fallida candidatura a síndico municipal de José Luis Gómez Borbolla en 2015, y luego, su también frustrado intento por ser presidente municipal en el 2018.
¿Qué oportunidades de ganar tendría Sergio Estrada frente a José Luis Urióstegui, por el PAN-PSD, y Jorge Argüelles, por el PSD-PNA y la marca Morena, sin el apoyo de los morenistas? Eso lo mediremos pronto en una encuesta. Por lo pronto, lo que salta a la vista es que, si Estrada no gana, sí dividiría todavía más la escasa votación que se espera para las elecciones de este año, lo que, a la vez, abriría más posibilidades al voto diferenciado y no en cascada, más por nombres que por siglas, alterando la actual intención de voto, con lo cual podría haber sorpresas que beneficiaran incluso algún otro de los aspirantes que logren su candidatura.

Y para iniciados
Ha pasado ya mucho tiempo desde que Estrada fue aquel joven candidato a presidente municipal, que se le vio como nuevo y carismático rostro, que dejó una buena impresión como alcalde en los capitalinos y una mala como gobernador. Como suele suceder en política, muy pronto comenzarán a recordarle los yerros y escándalos que le dieron fama nacional. No obstante, me queda claro, que dar a conocer en calidad de trascendido su posible candidatura, es una estrategia para valorar qué tan bien o mal podría irle en las urnas, siendo él, el principal interesado en saberlo.
Excelente mitad de semana.
La información es PODER!!!

Francisco Hurtado Delgado
Desde el año de 1988 encontramos el primer precedente y se constituiría como una tendencia para que los partidos políticos de México puedan formar coaliciones de diferentes tipos, como sucedió con los cuatro partidos de aquellos años: PARM, PPS, PFCRN y PMS, que apoyaran en su momento la candidatura presidencial del Ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas, pero cabe aclarar: ¿Qué es una coalición electoral y cuantos tipos existen?
De acuerdo a la Real Academia Española, se entiende como una Coalición Electoral a la unión de fuerzas políticas, que formalizan un acuerdo para concurrir mediante una única lista a una elección, especificando que las coaliciones electorales se constituyen solo para cada proceso electoral, es decir, solo subsisten hasta el término del mandato a cuya formación concurrieron; en otras palabras, una coalición es la acción en la que dos o más partidos se pueden unir para postular a las y los mismos candidatos, los cuales se deben registrar en un convenio ante el Instituto Nacional Electoral (INE) para elecciones federales, o ante los Organismos Públicos Locales Electorales (OPLE´s) para elecciones locales.
Con base en el acuerdo del Consejo General del Instituto Nacional Electoral, por el que se aprueba el instructivo que deberán observar los partidos políticos nacionales que busquen formar coaliciones para la elección de diputaciones por el principio de mayoría relativa, en sus diversas modalidades, para el Proceso Electoral Federal 2020-2021; se establecen tres tipos de coaliciones: las totales que implica el 100 por ciento, las parciales de al menos el 50 por ciento y las flexibles al menos el 25 por ciento de sus candidat@s, en donde cada partido debe aparecer con su propio emblema en la boleta electoral.
En teoría, deberían de aliarse los partidos políticos con base a su ideología, principios y doctrinas; sin embargo, esto ha quedado rebasado por los intereses de ganar ganar, sin importar las bases de origen partidista y menos a la ciudadanía, en realidad es contra natura y sin importarles lo anteriormente citado, me parece que afectan a nuestra democracia.
Las y los candidatos electos al Congreso, quedarán en el grupo parlamentario del partido especificado en el convenio de coalición, situación que en la práctica no siempre es así. Pero, ¿por qué los partidos políticos tienen la necesidad de coaligarse?, Me parece que la respuesta es clara, en los hechos son partidos débiles con una raquítica afiliación y carencia ideológica en sus estructuras, de sus militantes y que buscan mantener su registro como partidos políticos, llegando a la conclusión que son instituciones pragmáticas que solo buscan el poder.
Todo parece indicar que las coaliciones son un síntoma de la descomposición política y democrática en nuestro país, esta alerta debe ocuparnos en ser responsables de corregir nuestro rumbo político con racionalidad en beneficio de la sociedad y particularmente, de heredar a las nuevas generaciones un sistema político transparente y esencialmente democrático.

…Se fue 2020 y dejó lamentos, tristezas, pobrezas e inicia 2021 con más ausencias, condolencias, pesares y carencias, ante incongruencias debido a la fuerza de voluntad en costumbres de los apegados al materialismo, jactancia, petulancia..

Por Arturo Brito Lilington

* MOISÉS AGOSTO ULLOA, CEAGUA…* CRISÓFORO ARROYO VARGAS, PERSEVERANCIA…* MARTÍN CURIEL GALLEGOS, CAPUFE…* «EL CRISTO DEL MIRADOR»…

Así las cosas, valgan bendiciones y buenaventura, «Arriba y Adelante», bajo entendido que «La Solución Somos Todos».Durante la última quincena de diciembre 2020, publiqué aquí entrevistas con Moisés Agosto Ulloa, secretario ejecutivo de la Comisión Estatal del Agua, (CEAGUA), en el Estado de Morelos, con sede en Cuernavaca.Además, en su oportunidad hablé con Crisóforo Arroyo Vargas, gerente general del Relleno Sanitario La Perseverancia, localizado en Cuautla de Morelos, y por separado con Martín Curiel Gallegos, líder del Sindicato Nacional de Trabajadores de Caminos y Puentes Federales (CAPUFE), con oficinas en la colonia Chamilpa, de la capital morelense. Sus respectivas responsabilidades tienen relación, en primer lugar, con todos debido a: la detección, construcción de obras para distribucion, abastecimiento, consumo y en especial, recomendar que el consumo del agua sea prudente y cuidar el líquido vital. En segundo lugar, con la recepción de desechos, tratamiento, generación de biogás, energía eléctrica, reciclaje y destino; y en tercer lugar, con la conservación de carreteras y puentes federales, todos, aspectos relevantes en el devenir cotidiano social y político de nuestra entidad y más allá de sus fronteras.En asunto de suma importancia, como lo es el del agua, líquido vital, Moisés Agosto Ulloa, quien cotidianamente recorre todo el territorio morelense, destacó se han erogado millonarias inversiones para construir obras hídricas y sanitarias que incluyen diversos renglones tanto en comunidades urbanas como rurales, durante los recientes dos años de los actuales sexenios federal y estatal. Entre líneas, Agosto Ulloa, informó respecto al proyecto de la materia «Cultura del Agua», a incursionar en los mil 600 planteles educativos del Estado de Morelos, para integrarla a la enseñanza y conocimientos de alumnos de primaria y secundaria, quienes al conocer la amplia infraestructura, influya en su conducta y a su vez la transmitan a sus familiares, amigos y vecinos. Bien!Ojalá entendamos que gota a gota el agua se agota.En otro orden, dentro de su actividad, de Sol a Sol, Crisóforo Arroyo Vargas, gerente general del Relleno Sanitario La Perseverancia, pionero en México con reconocimiento internacional, tiene bajo su responsabilidad la recepción, tratamiento, separación y reciclaje de alrededor de mil toneladas de desechos que diario, vía transporte terrestre de distintas capacidades, llegan allí, procedentes de 16 municipios del Estado de Morelos y de una pequeña parte de la Ciudad de México, en tanto coadyuva a preservar medio ambiente, objetivo adjunto a la encomienda laboral de la empresa Operadora de Ferrocarril y Manejo de Rellenos (OFMRS), responsable de dicho sitio, aplicado, reitero, a la disposición final de los residuos; captación de biogás para la generación de energía eléctrica y recuperación y valorización de residuos sólidos y urbanos, dónde, recientemente estrenó su Planta de Separación para procesar 600 toneladas de desechos.La energía eléctrica producida en La Perseverancia, se conduce hacia líneas de la CFE y esta abastece a alrededor de 10 mil hogares: «Es totalmente increíble» lo que en ese lugar se trabaja, comentó a este reportero Jaime Rosales Reasola, integrante del Colegio de Ingenieros Civiles del Oriente de Morelos.Increíble pero cierto!No obstante, la gente entenderá poner la basura en su lugar, para además, en temporal de lluvias no se taponen alcantarillas y drenajes para evitar inundaciones en calles, avenidas y carreteras?A propósito de carreteras, cabe distinguir la contribución a la República Mexicana y a los mexicanos de expresidentes que promovieron la construcción de vías de acceso nacionales, emprendidas por Adolfo Ruíz Cortinez (1952-1958) y Adolfo López Mateos (1958-1964), entre los años 1958 y 1964, cuando aún no nacían muchos que desestiman avances en el progreso de nuestra patria (iniciado en «el porfiriato»), el cual creen apenas comienza.No hay tal!De 1952 a 1958, ambos exmandatarios presentaron relevantes proyectos porque ya se tenía «la idea de comunicar a México, sobre todo en aquellos sitios donde había que mover mayores volúmenes de carga», indicó al suscrito, Martin Curiel Gallegos líder del Sindicato Nacional de Trabajadores de Caminos y Puentes Federales (CAPUFE), a quien como trabajador de ese organismo correspondió reparar máquinas, abrir brechas, caminos y autopistas entre los cuatro puntos cardinales de la nación, desde los años 60as., y a la fecha, ser distinguido líder del citado gremio sindical, a 22 años en la dirigencia y al frente de 7 mil compañeros que lo han apoyado para dignificar mejoras laborales, en la lucha contra la corrupción, hacer crecer la membresía y prevalecer el organismo.Esa apertura a la construcción de carreteras, autopistas, puentes y todo lo relacionado a dicha infraestructura, de aquellos tiempos al sexenio anterior cobraron auge. Actualmente, está en veremos qué habrá.Las obras están a la vista!Don Martín, camino se hace al trabajar.Y bueno, «pues nada», citaba en su «Punto de Vista» -comentario editorial- de Línea Caliente, mi maestro Jaime Morales Guillén (+), y a estas alturas de convulsionados tiempos y momentos, queda, ante todo, pues nada, encomendarnos al Divino Arquitecto del Universo, Padre Celestial, mientras, Israel Andrade Zavala, presidente municipal de Jonacatepec de Leandro Valle, confirma, «primeramente Dios», por ser «un hecho», que «se va a construir» El Cristo del Mirador, en uno de los cerros que corresponden, precisamente al Parque Ecoturístico El Cristo del Mirador de Jonacatepec de Leandro Valle, municipio localizado a 25 kilómetros de Cuautla, al Sureste del Estado de Morelos, circundado por Ayala, Jantetelco, Axochiapan y Tepalcingo, esta última citada alcaldía a unos 6 kilómetros de Jonacatepec, donde en Atotonilco hay un balneario de aguas termales.Serán empresarios de Hermosillo, Sonora, quienes aportarán 45 millones de pesos para erguir El Cristo del Mirador, que tendrá 48 metros de altura y una base de 30 metros cuadrados.El objetivo de Andrade Zavala, durante 3 trienios como alcalde de Jonacatepec de Leandro Valle, precursor, promotor e impulsor del referido parque que «sigue creciendo, estamos avanzando muchísimo» y tiene distintos atractivos para convivencia familiar, es para «reactivar -puntualizó- la economía del municipio, de la Región Sureste y el Estado de Morelos».Así sea!Entonces, que en 2021, Israel, Martín, Crisóforo y Moisés, Andrade Zavala, Curiel Gallegos, Arroyo Vargas y Agosto Ulloa, previo arribo de Melchor, Gaspar y Baltazar, en base a su trabajo, continúen en acción a favor de mejorar niveles de vida de la población morelense que mucho se los agradeceremos, en espera de que nos den a conocer las novedades para este año.

Ojalá!

Perspectiva Electoral
Por Marcos Pineda

Ya la efervescencia electoral será irrefrenable en adelante. Con todo y que el espíritu de las reformas electorales pretende mantener en la esfera del proselitismo interno las disputas por los cargos en juego, los demonios electorales ya andan sueltos y nadie los podrá parar. Los ataques bajo la mesa, la diatriba y la calumnia volverán a ser los signos distintivos del actuar cotidiano de esos a quienes llamamos “la clase política”, misma que en Morelos tiene de todo, menos “clase”.
Por los que todavía no se dan cuenta, la diferencia sustantiva, con anteriores procesos electorales, la ha marcado ya una persona, desde su particular punto de vista, guiando su estrategia para mantenerse en el poder y haciendo del derecho a disentir su herramienta discursiva para la polarización, la división y el encono que no sólo lo llevó al poder, sino pretende utilizar para quedarse en él, como manda más en un país que ha vuelto a ser, como en los tiempos de Porfirio Díaz, la nación de un solo hombre.
El hoy presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, es el maestro que mueve las marionetas electorales. Cuenta con una variedad de partidos políticos, nacionales y locales en diferentes estados de la República. Los locales fieles a su proyecto personal de la 4T, no son más que monedas de cambio, para alcanzar su objetivo estratégico: mantener el control de la Cámara de Diputados del Congreso de La Unión. La idea es colocar a sus candidatos sin importar el partido político o la alianza por la que compitan. Le tiene enteramente sin cuidado si, en el proceso de mantener la hegemonía parlamentaria, el partido que fundó y que en dos elecciones convirtió en el partido en el poder, queda fragmentado, disminuido, vapuleado.
Morena ya cumplió con su pragmático objetivo, ser la vía institucional para su acceso al poder. Bien podría ser ahora marginado y sustituido. Y no necesariamente por otro partido, sino por un conjunto de partidos, a través de las posiciones que logren para servir fielmente a la causa lopezobradorista.
Así, López Obrador habrá superado al maestro de la perversidad electoral, Carlos Salinas de Gortari, que jugaba con dos candidatos en cada elección. Quien ganara de los dos estaba bien, porque le sería fiel, le sería leal, incluso desde una oposición muy bien simulada. Andrés Manuel no jugará con dos, sino con todos los que juren lealtad a su trono. Habrá candidatos del presidente en casi todos los partidos y para casi todos los cargos.
El discurso preferido de los políticos en campaña será que apoyan al presidente, López Obrador, aun a costa de acusar a Morena, escúchelo bien, aun a costa de acusar a Morena de haber traicionado al presidente, cuando en realidad Morena es un partido al que está traicionando su fundador y guía moral, con la serie de imposiciones que la dirigencia encabezada por Mario Delgado está llevando a cabo en muchos estados de la República. Un ejemplo claro es el estado de Morelos. La alianza PES-Morena se trata de un compromiso presidencial, no de un acuerdo partidario, de una imposición y no de una negociación, no de una estrategia para que gane Morena, sino para hacer ganar al PES de manera artificial, asumiendo el costo que represente para los auténticos morenistas.
Ya verán cómo las marionetas lopezobradoristas, salgan por el partido que salgan, esgrimirán el discurso de que apoyan al presidente y a la 4T, seguirán dividiendo y confundiendo al pueblo. Al final de cuentas, ya no sabemos si todos son iguales o cada vez son peores.

Y para iniciados
Llevamos ya dos meses advirtiendo que estadísticamente se veía venir apenas lo peor de la pandemia. En los últimos días del año pasado y los primeros de éste, vimos partir a varios amigos y conocidos. A los seres queridos de todos ellos, les envío mi más sentido pésame. Su memoria vivirá en nuestros corazones, particularmente la de mi querido amigo Carlos Félix. La estrategia del Semáforo Rojo no ha funcionado, basta ver calles, comercios y restaurantes para darse cuenta. El gobierno ha fallado al contener la pandemia. Los contagios y los fallecimientos seguirán en los próximos días. No le falle usted a las personas que quiere, cuídese y nos cuidamos todos. Si puede quédese en casa.
Excelente inicio de semana.
La información es PODER!!!

Perspectiva Electoral
Por Marcos Pineda

Hay un concepto clave para la generación de las preferencias políticas al que denominamos en Ciencia Política como “proximidad”. Se trata de la proximidad entre partidos, líderes, candidatos y electores. Entenderlo resulta muy fácil por medio del estudio de la distancia que haya entre unos y otros. En ello, podemos hablar de la cercanía o lejanía en términos ideológicos, programáticos e incluso de objetivos pragmáticos. Resulta claro que a mayor cercanía mayor proximidad y, por tanto, mayores simpatías y mejores probabilidades de preferencia electoral. Y viceversa, en el sentido de la lejanía.
Este concepto de la proximidad es aplicable también a la hora de la construcción, desarrollo y sostenimiento de lo que denominamos coaliciones o alianzas electorales. Mientras más proximidad exista entre los actores políticos mayores son las probabilidades de lograr alianzas estables y mutuamente rentables. Es interesante estudiar los resultados que estas coaliciones dan en una determinada contienda electoral, pero es mucho más revelador el análisis de las coaliciones al paso del tiempo, entre una elección y otra. En una elección la proximidad pudo haber sido mucha y, por tanto, dio buenos resultados. Mientras, en la siguiente la distancia puede ya ser tanta que no solamente resulte complicado el sostenimiento de la coalición, sino ser desaconsejable, al menos para una de las partes involucradas, porque conlleva pérdidas en lugar de ganancias, perjudica más de lo que abona.
Ese es el caso de la tambaleante alianza electoral que el PES insiste en lograr con Morena, a escasos días para que se venza el plazo legal para entregar los respectivos convenios a las autoridades electorales. En las pasadas elecciones, la distancia ideológica entre el PES y Morena fue subsanada con la proximidad programática y de objetivos pragmáticos, que significaban ganar la presidencia de la República para Andrés Manuel López Obrador y la gubernatura para Cuauhtémoc Blanco Bravo. La coalición tuvo éxito y los objetivos electorales se cumplieron.
El problema es que Morena, en el estado de Morelos, salió perdiendo en la práctica y se ha visto perjudicado lo largo de dos años bajo del mandato y el gobierno del PES en la entidad. La militancia y los dirigentes locales de Morena se han dado cuenta. No quieren repetir el mismo error de ayudar a ganar al PES, para salir perdiendo ni como partido, ni en sus objetivos políticos personales, porque saben muy bien que, así como en el 2018, no necesitaban del PES para ganar, ahora menos, porque el pésimo gobierno que encabeza ese partido en Morelos, en lugar de aportar votos los va a restar.
Entre el PES y Morena, pues, hay una distancia ideológica insalvable, no son compatibles en ningún sentido. La proximidad programática ya es mucho menor, casi inexistente, pues Andrés Manuel y Cuauhtémoc ya no figurarán en las boletas y la Cuarta Transformación ya está en marcha. Y en cuanto a los objetivos pragmáticos también hay una enorme distancia ya. El PES se suma a Andrés Manuel no porque coincida ideológicamente con él, sino porque no tiene de otra. Necesita de AMLO y de Morena para sobrevivir como partido y tratar de ganar la presidencia municipal de Cuernavaca, que es el objetivo prioritario de Jorge Argüelles, presidente local y evidente aspirante a la candidatura. Y eso ya no es un objetivo para Morena, sino un inconveniente. Significaría una pérdida, estratégica, más.
En suma, los morenistas locales saben muy bien que la alianza con el PES tendría cuatro beneficiarios: Jorge Argüelles, Hugo Éric Flores, Cuauhtémoc, el gobernador, y su hermano, Ulises Bravo. Para Morena y los morenistas locales, la alianza contra la que se han manifestado significa puras pérdidas.
Y para iniciados
Si en las próximas horas, dada la misteriosa y tenebrosa forma de proceder de Flores, Argüelles y Bravo, logran que se imponga desde México, una forzada alianza con Morena en Morelos, los resultados serán negativos para ambas partes. Por un lado, los candidatos del PES podrían contar con el logotipo de Morena, pero no con sus votos. Por otro lado, muchos de los morenistas que sí suman votos se irían en apoyo a candidatos de otros partidos e incluso de independientes, pero pueden dar por hecho que por los del PES hasta en su contra van a operar. Y eso también perjudicaría a Morena, como partido, y pondría piedras en el camino a la Cuarta Transformación en la entidad. Los morenistas locales ya entendieron, como dice el refrán, que más vale ir solos, que mal acompañados, ya veremos si su dirigencia nacional también lo entiende.
Excelente mitad de semana.
La información es PODER!!!