José Luis Garcitapia

*En represalia al Matrimonio Igualitario y la defensa de los derechos humanos

*El rector Alejandro Vera primero tiene que explicar “en dónde está el dinero”

Ciudad de México.- El gobernador de Morelos, Graco Ramírez, acusó al obispo de Cuernavaca, Ramón Castro Castro, de ser el artífice del “ataque político” en contra de su administración como represalia a la aprobación de las reformas constitucionales a favor del matrimonio igualitario y su decisión de seguir avanzando en el respeto de los derechos humanos.

Precisó que tras la entrada en vigor de las reformas, el obispo Ramón Castro “casualmente convocó en su catedral” al rector de la UAEM, Alejandro Vera Jiménez, quien está cuestionado por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) por el desvío de 450 millones de pesos federales, y a un grupo de transportistas que se niega a la modernización del servicio y que tradicionalmente está ligado a actos de corrupción, para iniciar una ofensiva en contra de su gobierno.

En conferencia de prensa, el mandatario sostuvo que las manifestaciones y expresiones de repudio a su administración representan “evidentemente una conspiración política, encabezada por el obispo de Cuernavaca, quien bajo el argumento de la inseguridad esconde su verdadera agenda: la negativa a que un gobierno progresista siga impulsando el respeto a los derechos humanos.

Sostuvo que el obispo Ramón Castro tiene la obligación de atenderse a la reforma legal hecha por el Congreso de Morelos que legaliza el matrimonio entre personas del mismo sexo y no andar convocando a una rebelión en contra de la Constitución Política de Morelos.

Mientras que el rector Alejandro Vera por encima de su agenda política debe explicar en dónde está el dinero que la Federación entregó a la Universidad Autónoma del Estado de Morelos, pues según la ASF existe un desvío en su administración de 450 millones de pesos, por lo que han sido iniciadas las denuncias correspondientes ante la Procuraduría General de la República.

Graco Ramírez advirtió que la UAEM no tiene recursos para el pago de salarios y prestaciones de sus trabajadores administrativos y académicos, así como de investigadores; y reiteró que en octubre próximo podría llegar el colapso financiero, por lo que reiteró su llamado al Consejo Universitario a reunirse de inmediato para buscar una solución, que garantice dicho pago y que no sea interrumpido el derecho a la educación de miles de universitarios.

El gobernador de Morelos pidió a los representantes de los medios de comunicación y a la comunidad universitaria verificar en el portal de la ASF el resultado de las auditorías practicadas a la UAEM; y puntualizó que hay 17 denuncias ante la PGR, de las cuales 11 corresponden a la administración del panista Marco Antonio Adame Castillo por el desvío de recursos en la Secretaría de Salud y el Instituto de Educación Básico; y seis a la Universidad de Morelos, de estas una a la administración del ex rector Fernando Bilbao Marcos y cinco a la de Alejandro Vera.

Graco Ramírez sostuvo que en Morelos se ha conformado una confabulación para hacer una campaña de ataque político al gobierno y responsabilizó al obispo Ramón Castro, al rector Alejandro Vera y a un grupo de transportistas.

Aseguró que en su administración se ha impulsado una sociedad de derechos, una libre participación ciudadana; ejemplo de ello, es el derecho a la educación sustentado en el otorgamiento del programa Beca Salario, que brinda un estímulo económico a partir de tercero de secundaria hasta la universidad a todos los estudiantes del sistema educativo público.

Recordó que la Suprema Corte de Justicia de la Nación resolvió congruentemente el carácter constitucional del matrimonio igualitario, reconociéndole este derecho a todas las personas por igual  sin discriminación alguna; pero es bien sabido a nivel nacional, que el Episcopado Mexicano ha resuelto una movilización con la intensión de revertir la iniciativa del Ejecutivo Federal en este tema y para ese fin se anuncia una concentración masiva el 24 de septiembre.

Explicó que “como gente de izquierda, siempre he estado a favor de los derechos, que no pueden ser negados por ningún dogma o postura ideológica-política; el reconocimiento a los derechos es una de las expresiones más avanzadas de las fuerzas progresistas”, por lo que impulsó Ley de Atención a Víctimas y la Ley para Prevenir y Eliminar la Discriminación, que reconoce resarcir el daño a las víctimas y la que reconoce el derecho de todas las personas para ser tratadas por igual; también con la creación de municipios indígenas que reconoce a los pueblos originarios, y por supuesto, la Reforma Constitucional, la primera en el país, que establece el Matrimonio Igualitario.

Ante esto, insistió el mandatario, el Gobierno del Estado sufre una confabulación de fuerzas conservadoras en contra de un gobierno progresista, bajo una demanda de juicio sumario que exige la desaparición de poderes: Ejecutivo, Legislativo y Judicial. “Esto es un despropósito, ¡No existen elementos de ingobernabilidad que justifiquen tal acción, es un atentado a la soberanía misma del estado de Morelos!”

Esta confabulación es para un ataque político de grupos conservadores que fueron convocados en la propia Catedral de Cuernavaca para que, encubiertos en la consigna contra la inseguridad, se estableciera una acción que busca revertir esta histórica reforma en materia de derechos humanos.

La Universidad Autónoma del Estado de Morelos cuenta con todo el respaldo del Ejecutivo. Desde el inicio de su administración se garantizó en la Constitución del Estado otorgar el 2.5 por ciento del presupuesto anual, que se traduce en 6 mil 400 millones de pesos en tres años, esto implica un incremento de 600 millones de pesos anuales.

Además, el Congreso del Estado de llevar a cabo una auditoría a la UAEM, en virtud de los señalamientos que ha realizado la ASF por contratos realizados con dependencias federales; y antes ordenó auditar el empréstito autorizado al Gobierno del Estado por 2 mil 800 millones de pesos, sin que la Entidad Superior de Auditoría y Fiscalización del Estado de Morelos encontrara desvío alguno en su gobierno.

Por ello, indicó, desproporcionado calificar como violación de la autonomía universitaria el hecho de que se revisen los recursos públicos que son de Morelos y de la Federación.

Por último, afirmó que la gobernabilidad democrática se da en Morelos; las instituciones actúan con toda responsabilidad, por lo que no hay que confundir a la opinión pública con demandas que no tienen mayor sustento que el interés particular de quien las encabeza: el Obispo de Cuernavaca, Ramón Castro, el rector de la UAEM, Alejandro Vera, y los líderes transportistas.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *