Entradas publicadas el

LA LEY DE HERODES
Por Miguel Ángel Isidro

Como pocas veces, este inicio de año nos encuentra saturados de temas en la agenda política.

Aunque la opinión mediática y social continúa enfocada en la agenda dictada por el Presidente Andrés Manuel López Obrador desde sus monólogos mañaneros, no hay que perder de vista otros derroteros que tendrán consecuencias directas en el futuro político inmediato del país.

Por lo pronto, y aunque parezca prematuro, hay que tener en mente que diez semanas más estaremos exactamente a dos años del próximo proceso electoral intermedio. Es decir, que en un año todos los partidos estarán iniciando los procesos internos de selección de aspirantes a cargos de elección popular.

En dicho proceso estará en juego la renovación del congreso federal y 13 gubernaturas, además de un importante número de alcaldías y diputaciones locales.

Colima, Guerrero, Michoacán, Querétaro, Sinaloa, San Luis Potosí, Nayarit. Campeche, Sonora, Zacatecas, Baja California Sur, Chihuahua y Tlaxcala serán las entidades que se verán inmersas en la renovación de gubernaturas.

Ocho de estas entidades son gobernadas por el PRI; cuatro más por Acción Nacional (Querétaro, Nayarit, Baja California Sur y Chihuahua) y sólo en una de estas entidades gobierna el Partido de la Revolución Democrática: Michoacán.

Como resulta obvio pensar, antes del disparo de salida existe una fuerza política con una ventaja táctica en dicha carrera: Morena, del Presidente López Obrador y su “carro completo” en las dos cámaras. Es evidente que su principal objetivo será arrebatar a sus rivales la mayor parte de los cargos de elección popular en disputa.

Aunque el propio mandatario ha señalado lo contrario, queda de manifiesto que su principal apuesta consiste en capitalizar no sólo las acciones de su gobierno, sino los programas sociales de la Cuarta Transformación. Prueba de ello es que tanto la indumentaria, papelería y parafernalia del llamado “Censo del Bienestar” llevan colores e iconografía “casualmente” idéntica a la de Morena

La elección intermedia será la primera evaluación de facto del nuevo gobierno federal.

En los terrenos del Partido Acción Nacional, el escenario se antoja complicado. A pesar de ser la segunda fuerza política nacional, e panismo aún resiente los estragos del paso de Ricardo Anaya por la dirigencia y la candidatura presidencial del blanquiazul. Habrá que ver si el proyecto de un nuevo partido político encabezado por el matrimonio Calderón-Zavala no termina generando nuevas rupturas entre los panistas.

El PRI se ha mantenido cauteloso, sin asumir una abierta confrontación con el Presidente López Obrador. A pesar de que todas las críticas y ataques al mandatario son atribuidos “al PRIAN” por parte de las huestes morenistas, lo cierto es que a diferencia de su homólogo panista Marko Cortés, la lideresa tricolor Claudia Ruiz Massieu ha evitado la confrontación directa con el discurso presidencial; probablemente consciente del efecto negativo que esto ha traído al líder panista, a quien cada vez que abre la boca le viene una avalancha de ataques y señalamientos en contra, tanto en medios como en redes sociales. Ruiz Massieu, como sobrina del ex presidente Carlos Salinas tiene presente de lo que se le puede venir encima si pretende asumir el papel de opositora contestataria.

Es evidente que los priistas, viejos lobos de mar, harán valer su condición de partido bisagra en el terreno legislativo. Ya lo demostraron con la alianza de facto que le permitió a López Obrador sacar adelante la aprobación de su ansiada Guardia Nacional. Y muy seguramente tratarán de llevar estos contrapesos al terreno electoral, a fin de no seguir perdiendo su mermado capital política.

Para el PRD el proceso electoral será totalmente cuesta arriba. Será interesante verificar cómo podrá construir candidaturas el partido que el actual mandatario federal prácticamente desmanteló. Al PRD le corresponderá demostrar que puede continuar siendo una fuerza política progresista y no sólo una franquicia electorera propiedad de una cofradía de políticos ambiciosos, como muchos de sus malquerientes lo describen.

Otro factor interesante será ver en qué sentido evolucionan los liderazgos al interior de Morena. Es evidente que como fuerza política mayoritaria, el partido del Presidente aglutina distintas corrientes de opinión, que naturalmente chocan entre sí. Así es como vemos a la dirigente nacional Yeidkol Polevnsky tratando de operar políticamente en favor de su propio grupo político; a Martí Bartres en permanente duelo de protagonismo con Ricardo Monreal o a la propia Tatiana Clouthier tratando de sostener su personal integridad política; aún a contrapelo de las órdenes presidenciales, como se evidenció con su voto de abstención en la controvertida aprobación de la Guardia Nacional.

Como se verá, en el trayecto a la elección intermedia existen muchos entuertos políticos por resolver. Y a pesar de que podría resultar fácil hacer un pronóstico, la realidad es que mucho de lo que está en juego dependerá de la capacidad de las fuerzas políticas para hacerse identificar con las aspiraciones ciudadanas. Y para muchos actores políticos será el momento de verificar si pueden sobrevivir más allá de la sombra protectora de la popularidad presidencial.

Veremos y comentaremos.

Twitter: @miguelisidro

*Tal como lo anunció, sólo él podrá nombrar o remover a los comandantes municipales

*Quiera o no quiera al alcalde Fernando Aguilar se llevará a cabo la destitución, le advirtió

El titular de la Comisión Estatal de Seguridad (CES), vicealmirante José Antonio Ortiz Guarneros, designó al comandante Luis Alberto Sánchez Santiago nuevo secretario de Seguridad Pública y Tránsito en Emiliano Zapata y destituyó a quien fue nombrado por el Ayuntamiento.

Por la mañana el comisionado Ortiz Guarneros anunció la destitución del comandante Martín García Meraz, nombrado por el alcalde Fernando Aguilar Palma; “Hoy los vamos a remover, quiera o no quiera el presidente municipal… no vamos a permitir que los homicidios sigan creciendo”.

Esta decisión se da conforme a la advertencia que hizo a los 33 alcaldes, en el sentido de que sólo él podría nombrar o remover a los comandantes municipales de Seguridad; y ante la ola de violencia que azota a Emiliano Zapata, que ha cobrado 13 vidas en lo que va de 2019.

Por la tarde, el coordinador general de Seguridad Pública, Federico Rivas Valdés, entregó en compañía del alcalde Fernando Aguilar el nombramiento del Comandante Luis Alberto Sánchez, “como parte del proceso de rotación de mandos que se lleva a cabo en todo el estado”.
A nombre del comisionado Ortiz Guarneros, Rivas Valdés solicitó a quien fue designado para supervisar y ejecutar las instrucciones operativas en materia de seguridad pública por el titular del Poder Ejecutivo en Emiliano Zapata, dirigirse con profesionalismo, honestidad y mano firme para entregar los resultados que la ciudadanía exige.
Por su parte, Sánchez Santiago agradeció la encomienda y refrendó su compromiso para trabajar en acciones que ayuden a mejorar la seguridad, por medio de una coordinación operativa y acciones tendientes a fortalecer la prevención del delito.

*Tuvieron que reunirse ante los medios de comunicación y el senador Ricardo Monreal

El gobernador Cuauhtémoc Blanco Bravo y el alcalde Antonio Villalobos Adán, “El Lobito”, acordaron, cuando menos frente a los medios de comunicación, dejar a un lado sus diferencias y trabajar de manera coordinada por el bienestar de Cuernavaca.

Este encuentro se dio gracias a la intervención del senador Ricardo Monreal Ávila, coordinador del Grupo Parlamentario de Morena en el Senado de la República, quien tuvo que venir a Morelos para que “El Cuau” accediera reunirse con “El Lobito”, a quien se ha negado a recibir y reconocer con el alcalde de Cuernavaca.

En el encuentro estuvieron además presentes los senadores Radamés Salazar Solorio, hermano de Rabindranath, y Lucia Meza Guzmán, quien ha confrontado al gobernador Blanco Bravo por la ola de violencia e inseguridad que priva en la entidad; así como la coordinadora del Grupo Parlamentario de Morena en el Congreso local, Keila Figueroa Evaristo, quien también mantiene una disputa con el mandatario.

Ricardo Monreal dejó en claro que no es enviado del presidente Andrés Manuel López Obrador para dirimir las diferencias que existe con el gobernador Blanco Bravo, pero si su presencia sirve de algo, lo hará. Los llamó a la unidad, porque el Ejecutivo Federal necesita a Morelos unido.

Aseguró que el gobernador de Morelos cuenta con todo el respaldo de presidente de la República Antonio Villalobos se dijo dispuesto a reunirse con el gobernador, aunque precisó que se puede trabajar por la ciudad aunque otro orden de gobierno no colabore con él; y Cuauhtémoc Blanco aclaró que él está dispuesto a ayudar a todos los presidentes municipales.

* Tercera Edad / Niñez…
* Sector Salud / Consejería…
* Hospital Niño Morelense…

La Organización Mundial para la Salud (OMS) denomina a las personas de 60 a 74 años <personas en edad avanzada>; a los viejos o ancianos, los encasilla entre los 75 y 90; ya de 90 en adelante, los llama viejos longevos. Pero, en general, a toda persona que supera los 60 años de manera vaga los ubicará como personas de la TERCERA EDAD.

Sobre el mismo decir de la OMS, el año entrante (2020) las personas de la TERCERA EDAD superará en número a los infantes menores de 5 años. Por lo que, de acuerdo a información reciente, esta institución mundial está en proceso de elaborar una estrategia y plan de acción para atender el envejecimiento vía una extensa línea de salud que iniciará desde temprana edad; una especie de cartilla de salud universal que acompañará al individuo desde su niñez hasta su vejez /muerte (lo que se presente primero o ambas juntas).

De acuerdo a rumores que recorren pasillos de la consejería jurídica y fiscalía, morelenses, cuyo titular, en aquella es el pensionado dorado Samuel Sotelo Salgado, mientras en la segunda se encuentra el eterno junior / notario con licencia / fiscal ineficiente (todavía) Carmona, “durante el peor gobierno que ha tenido Morelos (Graco y su pandilla), el sector salud no nada más fue uno de los más saqueados por servidores públicos como Vesta Richardson y Patricia Mora González (ya encarpetadas en fiscalías local y federal), sino también hubo pillaje, dizque hormiga, por parte de un gran número de empleados de <medio pelo>, los cuales pudieron ocultar sus cochinadas debido a que la mirada estaba puesta en los de hasta arriba”; palabras más, palabras menos.

Para muestra, según las citadas dependencias, estaría el <Hospital del Niño y el Adolescente Morelense>, a la cual, por cierto, señor gobernador, le urge cambio de directivos, porque servidores públicos como Fermín Morales (director) o Erika González Vargas (directora médica), quienes también ya están siendo investigados, han convertido esa gran institución en una verdadera porquería de hospital, donde, por cierto, gente de la TERCERA EDAD pernocta a la intemperie durante varios días sin que nadie informe la situación real de sus pequeños hospitalizados.

Pero, lo esencial está en que, servicios e informes de este hospital, deberán servir en un futuro próximo, a un amplio segmento social, en Morelos, como base a la estrategia o plan que tiene proyectado la OMS para que todos los ciudadanos puedan contar durante su vida con un historial de salud que les sirva en la TERCERA EDAD para recibir una mejor atención, así como para la prevención de enfermedades que hoy en día sólo se detectan cuando ya están muy avanzadas, ocasionando sus cuidados altos costos al erario público.

Perspectiva

Por Marcos Pineda

Cuando se elabora un proyecto, cualquier tipo de proyecto, se comienza por definir y delimitar el tema y enseguida establecer claramente el o los objetivos a lograr. Ya a la par el armado de los medios y recursos que se utilizarán para alcanzar las metas. En el caso que nos ocupa, el gobierno del estado de Morelos y el de la capital morelense, coexisten y conviven. Llevan cabo sus labores cotidianas, pero parecen estar extraviados. Y no solamente estar extraviados en lo que les corresponde a sí mismos, sino también en lo que les atañe de manera conjunta.

Que ambos gobiernos nos digan que encontraron una situación caótica, arcas públicas devastadas, rapiña de sus antecesores y demás, no es novedad ni justificación válida. Sabían perfectamente lo que encontrarían a su llegada al poder. Lo mínimo que se esperaba de ellos era prepararse para enfrentar esa situación y dar resultados prontos, claros y efectivos. Hasta el momento, el gobierno de Cuauhtémoc Blanco (aunque digan que de facto gobiernan Flores y Sáez, él es el responsable final) no ha atinado a dar resultados, siguen con el discurso de campaña, que no fallarán, que meterán a la cárcel a Graco y su pandilla y que encontraron todo, digamos, patas para arriba. Antonio Villalobos, por su parte, no ha presentado más que nuevos nombramientos sin planes específicos ni diagnósticos situacionales. Ambos son gobiernos reactivos y no propositivos.

A este escenario debemos sumarle la animadversión política entre ambos personajes. No han sido capaces de poner por encima de sus preferencias e intereses personales, o de grupos, los de la sociedad morelense y de Cuernavaca. Siguen sin dialogar, sin sentarse a la mesa para dirimir los conflictos que tengan y trabajar en pro de la gente que habita Cuernavaca. Ambos carecen de “expertis” en la gestión gobierno y no muestran sensibilidad política. Los dos dicen que trabajarán para todos los ciudadanos y que no tienen problemas el uno con el otro, pero rehúyen un encuentro directo, se contraponen en sus discursos y se ausentan de los lugares donde el otro pudiera aparecer.

El encono y la falta de acuerdos entre, como les dicen el Cuau y el Lobito, nos lleva a una nada grata conclusión: estos dos gobiernos están extraviados, descoordinados. Hacia dónde caminan sólo ellos lo saben, porque al pueblo lo tienen contrariado.

Para iniciados
Sí hay una clara línea ideológica que define el rumbo y las acciones del gobierno federal, encabezado por Andrés Manuel López Obrador. Y esa línea pasa por la lucha contra el conservadurismo, al que AMLO asocia con todos los males que ha padecido nuestro país en las últimas décadas, particularmente el de la corrupción. Si los gobiernos estatales tienen ojos, que vean.