Por José Luis Garcitapia

*Sin duda hoy El Cuau no gana un concurso de popularidad

El gobernador Cuauhtémoc Blanco Bravo se mantiene, desde hace casi un año, entre los peores del país, según han revelado todas las empresas encuestadoras sobre el desempeño de los mandatarios estatales, lo que implica que el exfutbolista representa una decepción para muchos morelenses y para quienes votaron por la coalición Juntos Haremos Historia.

A unos días rendir su primer informe de labores, la población poco sabe del trabajo que hace Cuauhtémoc Blanco porque ha estado ausente de la vida pública y en muchas ocasiones del estado; se le ve en fotografías y videos que seguidores y adversarios le toman en sus constantes viajes y encuentros deportivo-sociales con excompañeros de la Selección Mexicana y del Club América.

Aquella frase de “no les voy a fallar” se ha convertido un reclamo constante, pues no hay resultados a las promesas que hizo a la población para lograr el triunfo electoral, aunque éste llegó gracias al voto en cascada que la gente hizo a favor de Andrés Manuel López Obrador y así lo revelan los resultados, en donde MORENA le entrega casi el 40 por ciento de la votación.

Entre las principales promesas de “El Cuau” están meter a la cárcel al exgobernador Graco Ramírez, terminar con el Mando Único y reducir la violencia y inseguridad, pero ninguna ha cumplido.

Apenas inició el proceso de Juicio Político contra Graco Ramírez, mientras éste desde inicios de febrero ha reaparecido en las redes sociales, bailando los chínelos y resaltando acciones que hizo en su administración, así como en eventos públicos en diversas entidades. Tal pareciera que el exmandatario está retando al gobernador a que cumpla su palabra.

En tanto, el Mando Único sigue vigente a través del Mando Coordinador, sólo hubo un cambio de nombre, pues las fuerzas policiacas siguen bajo el control de la Comisión Estatal de Seguridad, hoy a cargo de un marinero, José Antonio Ortiz Guarneros, que pareciera que usa remos y no los motores y la maquinaria de seguridad existente para avanzar.

Mientras el vicealmirante aún no da resultados en la CES, Morelos se ha colocado nuevamente entre los estados más violentos e inseguros del país, más de mil ejecuciones, los primeros lugares en homicidios dolosos y feminicidios, secuestro y extorsión (cobro de piso) vuelven a ensangrentar las calles de las colonias populares y lugares supuestamente seguros.

Una prueba de ello es que, así como matan a balazos a dos dirigentes de comerciantes abajo de la oficina del gobernador del estado y a plena luz del día, cada semana vemos imágenes de sujetos armados que llegan a bares y centros nocturnos a abrir fuego contra los clientes.

Pero, ya lo hemos dicho, la crisis de violencia e inseguridad no es el único problema que enfrenta Morelos. Falta gobernador, falta estrategia y faltan planes de trabajo y políticas públicas; pero sobre todo conducción política, pues dividir y confrontar a los poderes y a los municipios no es política de gobierno, pero bien dice el dicho que “a río revuelto, ganancia de pescadores”.

Esperemos que El Cuau regrese a los niveles de popularidad que tenía hace algunos años y sobre todo que ello sea consecuencia del trabajo y los resultados.

@PepeGarcitapia

Artículos Relacionados

Deja un comentario