Perspectiva Electoral

Por Marcos Pineda

El Tribunal Electoral de Poder Judicial de la Federación (TEPJF), en su sesión de la sala superior del día de ayer, declaró infundados e improcedentes, según el caso, todos y cada uno de los recursos y juicios interpuestos contra la realización de la encuesta con la que se designará a la nueva dirigencia de Morena, el partido del presidente López Obrador. La encuesta quedó firme, las decisiones de esta sala del Tribunal son definitivas e inatacables.

Ya lo que manifestaron y manifiesten en lo sucesivo los morenistas inconformes sonará mucho más a otro de los berrinches a los que nos acostumbraron desde que militaban en el PRD o con lo que justificaron su salida del PRI, según el caso. No tienen ya otra opción, tendrán que alinearse con quien quede en la dirigencia o perfilar su salida de ese instituto político.

Lo más relevante de la contienda por encuesta ya no es ni la legalidad del proceso, ni el señalar la incapacidad de los morenistas para, como lo dijo uno de los magistrados electorales, tener una convivencia interna en paz. Lo que se revela es el tipo de morenismo que respalda a la 4T del presidente López Obrador.

Un morenismo que ha seguido el mismo camino de la polarización, la pelea y el encono, pero no contra los adversarios de AMLO, sino en contra de sí mismos. A pesar de que haya muchas tribus, muchas corrientes, algunas de ellas bastante corrientes, en el fondo y en la superficie se han develado los dos extremos del morenismo: el crítico y de a ciegas.

En otra ocasión analizaremos los contenidos de ambos morenismos. Baste por el momento decir que el morenismo crítico lo encabeza Porfirio Muñoz Ledo. El morenismo a ciegas lo representan tanto Mario Delgado como Yeidckol Polevnsky. Ella y él, son lo mismo.  Ahora lo que está en juego es un proyecto de partido. Un proyecto que con Muñoz Ledo podría tener rumbo y racionalidad. Y con Delgado o Polevnsky sería el proyecto del oportunismo y del reparto del poder que les deje administrar López Obrador.

Ya sólo es cuestión de tiempo para confirmar si la popularidad de Porfirio Muñoz Ledo entre los simpatizantes y militantes de Morena no es alcanzada por Yeidckol Polevnsky o por Mario Delgado, después de la arrebatada carrera de los candidatos en los últimos días para ganar reflectores. Ya lo que falta es saber si la dirigencia nacional de Morena será encabezada por los críticos a los de a ciegas.

Para iniciados

Tal parece que todo el equipo del Lopezobradorismo a ciegas se volcó en apoyo de Mario Delgado y que Yeidckol prefirió no formar parte de las disputas públicas. ¿Será que Polevnsky ya está resignada a que triunfará Muñoz Ledo? ¿O supone que callada le irá mejor en la encuesta y ganará? ¿O bien su silencio obedece a que ya acordó no ser un factor que debilite aún más la ya de por sí difícil situación de competencia en la que se haya Delgado?

En cuatro días sabremos los resultados. Ya Porfirio casi casi se ha declarado ganador, además de que asegura, va arrasando. Mario sigue dando la pelea y movilizando a  los apoyadores a ciegas, que han recibido línea de una y mil formas para respaldarlo. Y de Yeidckol, pues dicen, el que calla otorga.

Excelente mitad de semana.

La información es PODER!!!

Artículos Relacionados

Deja un comentario