Perspectiva Electoral

Por Marcos Pineda

Seis organizaciones no se han resignado a no contar con el registro como partidos políticos nacionales. Parte de sus líderes y miembros han presentado diferentes medios de impugnación ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) a fin de intentar que se reconsidere la negativa del INE para acreditarlos y así participar en las elecciones del 2021 con candidatos propios.

Lo que llama la atención no es que se hayan inconformado ante voto mayoritario del Consejo General, eso suele ocurrir, puesto que la ley garantiza, a través de los diferentes medios de impugnación, que puedan recurrir las decisiones de este órgano si consideran que sus derechos han sido vulnerados o no se ha actuado conforme a las normas establecidas.

En realidad, lo sorprendente es que varias de estas organizaciones estén tratando de utilizar la figura del Juicio para la Protección de los Derechos Político-Electorales del Ciudadano como medio de presión hacia los ministros del Tribunal. En su conjunto, las impugnaciones presentadas suman casi 6,500. Sí, casi 6,500.

La organización que más ha presentado es la denominada Grupo Social Promotor de México, compuesta mayormente por miembros del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, que buscan reponer el registro que perdió a nivel nacional el Partido Nueva Alianza, con 5,446 juicios ya interpuestos.

Le sigue la del ex priista César Augusto Santiago, con 827 impugnaciones presentadas. Y México Libre de Margarita Zavala y Felipe Calderón, con 142. Entre los simpatizantes del amlista que quería su propio partido para llevarse a varios de Morena con él a Fuerza Social por México, Pedro Haces, y Súmate a Nosotros del expanista Manuel Espino, se cuentan más de 20. El de Elba Esther Gordillo presentó siete.

La presión política, disfrazada de defensa de los derechos de los simpatizantes y miembros de estas organizaciones, a través del intento por saturar al Tribunal Electoral no les va a resultar. La inmensa mayoría de estos juicios serán acumulados, según los procedimientos habituales que establecen las normas electorales, y serán desechados en su conjunto, todos esos de un tirón que, para ser francos, no son más que tiempo, esfuerzo y recursos dilapidados.

El único recurso de impugnación que pudiera proceder es el de México Libre y eso aún está por verse. Al final se tratará de una decisión por mayoría de votos en el Tribunal, de acuerdo a la interpretación que cada magistrado haga y no necesariamente del apego literal a los lineamientos para conformación de los nuevos partidos políticos.

¿Quién habrá aconsejado a estas personas llevar cabo tal pérdida de tiempo y recursos? Valdría la pena saberlo para jamás contratarlo como abogado o asesor electoral.

Para iniciados

Varios personajes que se quedaron, como se dice coloquialmente, vestidos y alborotados al no lograrse el registro como partidos políticos de las organizaciones a las que pretendían migrar, ahora estarán de vuelta, no con la cola entre las patas, también como coloquialmente se dice, sino cínicamente abanderando casusas e impulsando proyectos, como si nada hubiera pasado. No les queda de otra más que reconciliarse, porque ya los deban, a cada uno de ellos, como uno menos en la fila de la lucha por el poder.

Excelente martes.

La información es PODER!!!

Artículos Relacionados

Deja un comentario