Con un total de ocho mil 694 ciudadanas y ciudadanos, concluyó el registro de candidatos/as el pasado 19 de marzo, así lo informaron integrantes del Consejo del Instituto Morelense de Procesos Electorales de Procesos Electorales y Participación Ciudadana (Impepac).
El consejero presidente, Pedro Gregorio Alvarado Ramos, así como la consejera Elizabeth Martínez Gutiérrez, y los consejeros: Alfredo Javier Arias Casas y José Enrique Pérez Rodríguez; dieron a conocer que se cumplió con el proceso de registro, que en esta ocasión fue a través de una plataforma electrónica, y será durante los próximos 15 días en que se llevará a cabo el proceso de validación.
Cabe señalar que el Consejo Estatal Electoral llevará a cabo un trabajo de valoración de registros, hasta el cierre sólo se tiene el total de candidatos inscritos.
El consejero presidente, Pedro Alvarado Ramos, señaló que todos los partidos políticos presentaron registro a candidaturas a diputaciones locales, y para la integración de los 33 ayuntamientos de la entidad.
El consejero electoral, José Enrique Pérez Rodríguez señaló que aún con las deficiencias presupuestales el Proceso Electoral Ordinario Local 2020-2021 avanza y se tiene lista la documentación electoral, las boletas electorales y el Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP), y aún está pendiente de atender la entrega de los paquetes electorales de los consejos electorales distritales y municipales; así como el tema de infraestructura pues para los 36 consejos municipales sólo se tiene presupuestado el pago de gastos hasta el mes de junio, por lo que esperan a que el ejecutivo estatal atienda su solicitud de ampliación presupuestal, que servirá también para la contratación de capacitadores electorales.
Por su parte el consejero electoral, Alfredo Javier Arias Casas, adelantó que están por firmar el convenio en materia de seguridad pública con el Gobierno del Estado; y respecto a los lineamientos para las campañas electorales señaló que éstas se realizarán garantizado la salud pública de los ciudadanos y considerando el semáforo epidemiológico que establece la Secretaría de Salud.
Respecto al registro de candidaturas que garanticen la participación de grupos vulnerables, la consejera electoral Elizabeth Martínez Gutiérrez señaló que el Consejo Estatal Electoral aprobó los lineamientos para garantizar la participación de esos sectores de la población y es ineludible por parte de los partidos políticos el cumplir con el registro de candidaturas para jóvenes, adultos mayores, LGTBBQ+ y personas con discapacidad, además de las candidaturas para personas indígenas.

• El Instituto cuenta con amplia red de servicios especializados para su tratamiento
• Acceso a avances de la medicina y solidaridad familiar permite que vivan más
• Con apoyo y aceptación logran autonomía, aprendizaje, trabajo y vida funcional

El Centro Médico Nacional (CMN) “20 de Noviembre”, a través del servicio de Genética, es la puerta de atención a la red de apoyo médico que dispone el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) para atender a los derechohabientes con Síndrome de Down, que afecta entre uno de cada mil y uno de cada mil 100 recién nacidos vivos en el mundo.

Como parte de la política pública de garantizar el acceso a servicios de sanidad multidisciplinarios a personas que nacen con capacidades diferentes, el ISSSTE se ha dado a la tarea de sumar esfuerzos con más de 193 países de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En el marco del Día Mundial del Síndrome de Down, la responsable del Servicio de Genética, Yuritzi Santillán Hernández, indicó que el CMN “20 de Noviembre” cuenta con Laboratorio de Citogenética para realizar estudios de cariotipo y detectar este padecimiento desde el embarazo.

Una vez establecido el diagnóstico, brindan asesoría a los padres sobre las implicaciones del mismo para la salud y desarrollo de su futuro hijo, las necesidades de control y seguimiento médico y de terapias especiales para que logre una vida amplia y autónoma; además se establece un plan de atención y seguimiento.

Entre el paquete de estudios que se les realizan a infantes con este tipo de síndromes en el ISSSTE, están una valoración cardiaca integral para detectar de forma oportuna malformaciones del corazón y tratarlas; también se les hacen pruebas diagnósticas de hipotiroidismo, padecimiento común entre estas personas, con el fin de proporcionarles terapia hormonal sustituta y evitarles mayores complicaciones.

A través de la biometría hemática es posible encontrar neutropenia, es decir déficit en un tipo de glóbulos blancos que los deja indefensos ante las bacterias y pruebas de reacción leucemoide, indicador que suele confundirse con cáncer.

Adicionalmente se realizan pruebas de búsqueda intencional de algún tipo de inmunodeficiencia y al año de edad se les practican estudios de potenciales visuales y auditivos.

Los resultados de todos estos estudios aportan elementos para brindar un seguimiento médico oportuno del desarrollo de los pacientes y permiten hacer intervenciones que reduzcan el impacto de las comorbilidades y mejoren la calidad de vida de estos pacientes, dijo la especialista.

Yuritzi Santillán destacó que una condición esencial requerida por padres y personas con Síndrome de Down es ser tratados con empatía, dignidad y respeto a su condición humana, valores que el ISSSTE promueve entre sus trabajadores y procura en todos los servicios de salud, como parte de su transformación.

De acuerdo con la OMS, el Síndrome de Down no es una enfermedad sino una alteración causada por la existencia de material genético extra en el cromosoma 21 que produce discapacidad intelectual y diversos padecimientos, por ejemplo, el 50 por ciento de las personas que lo presentan sufren cardiopatías congénitas, por lo que su detección oportuna y tratamiento son muy importantes para su calidad y tiempo de vida.

Actualmente, de acuerdo a la OMS, el 80 por ciento de las personas con Síndrome de Down rebasen los 50 años de edad y alcancen buenos niveles de autonomía en los que son capaces de aprender, trabajar y tener una vida funcional satisfactoria.

·       El Instituto promueve hábitos para mantener un buen estado de salud, dijo Ramírez Pineda
·       Usar aparatos electrónicos como celulares antes de pernoctar, contribuye a provocar insomnio, afirmó el neurólogo Noel Isaías Plascencia
·       Mala calidad de sueño afecta el sistema inmunológico y reduce la capacidad de aprendizaje, alertó el especialista

 
El insomnio crónico aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, diabetes, arritmias cardiacas e infartos cerebrales y del corazón, por ello el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) promueve hábitos para dormir bien y mantener un buen estado de salud y calidad de vida, señaló el Director General, Luis Antonio Ramírez Pineda.
 
En la conmemoración del Día Mundial del Sueño -que se celebra este viernes 19 de marzo-, el neurólogo con subespecialidad en Neurofisiología y Medicina del Sueño del Centro Médico Nacional (CMN) “20 de Noviembre”, Noel Isaías Plascencia Álvarez, explicó que al dormir, el sistema inmunológico se activa, por ello quienes no lo hacen bien son más propensos a sufrir mayor cantidad de infecciones de cualquier tipo, debido a que sus defensas bajan, y pueden padecer depresión y ansiedad.
 
De igual manera, dijo, este hecho conlleva situaciones de riesgo que afectan la calidad de vida y el rendimiento de las personas.
 
“Al dormir, hay áreas cerebrales que están más activas que cuando estamos despiertos, se liberan ciertas hormonas y hay una serie de mecanismos que hacen que tengamos una capacidad restauradora integral y al día siguiente podamos estar alertas, en un óptimo estado cognitivo, en una mejor situación mental para entender, comprender y ejecutar las actividades que desarrollamos de la mejor manera. De ahí la importancia de crear hábitos saludables para un buen descanso”, puntualizó.
 
El especialista sugirió a la población quitarse el hábito de usar celulares, tabletas electrónicas, computadoras, videojuegos o ver televisión antes de ir a dormir, ya que esta práctica contribuye a dificultar la conciliación del sueño.

Además, evitar el consumo excesivo de café durante el día o de refrescos con cafeína, especialmente en la cena, ya que sus efectos estimulantes dificultan la relajación necesaria para dormir.
 
Destacó que es necesario establecer horarios fijos para descansar y levantarse, procurando dormir un promedio de horas adecuadas a su edad y al requerimiento de cada persona.
 
Plascencia Álvarez explicó que los bebés y lactantes duermen más horas de las que están en vigilia y solo despiertan para alimentarse; a partir de la adolescencia y en la edad adulta el promedio de sueño recomendable son ocho horas, pero si hay personas que duermen siete horas y se sienten bien durante el día, es un parámetro correcto; en tanto que los adultos mayores duermen aproximadamente seis horas.
 
Para saber si las personas están durmiendo correctamente, el especialista refirió que al despertar se deben sentir bien, con suficiente energía y concentración para sus actividades diarias, además de que no se presente somnolencia durante el día.
 
Por último, recalcó que es relevante saber que hay trastornos del sueño relacionados a enfermedades neurológicas, como la narcolepsia; las parasomnias, es decir, interrupciones anormales del sueño como caminar durmiendo, o la apnea, en cuyo caso es recomendable acudir con un especialista para recibir el tratamiento adecuado.
 
Recomendó tener una cama cómoda y apagar la luz antes de acostarse.