*Junto con Arturo Núñez piden la intervención del INE organice y realice el proceso interno

Ciudad de México.- Rumbo al Proceso Electoral 2017-2018, los gobernadores perredistas Graco Ramírez (Morelos), Silvano Aureoles (Michoacán) y Arturo Núñez (Tabasco) demandaron a su partido “piso parejo y reglas claras” en la renovación de los órganos de dirección del Sol Azteca y la elección de candidatos. A esta postura se sumó Carlos Joaquín González, gobernador de Quintana Roo

Asimismo, en conferencia de prensa anunciaron que acordaron “trabajar coordinadamente” a favor de la unidad y fortalecimiento del PRD y el impulso de las más amplias alianzas político-electorales, a partir de la unidad de las fuerzas progresistas y democráticas; y rechazaron que la decisión unirse tenga la intención de actuar en contra de alguien o promover la desunión al interior del partido, apuntó Arturo Núñez.

Graco Ramírez precisó esta una decisión de los cuatro gobernadores, en la que no está incluido el jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera.

Indicó que “están orgullosos de pertenecer y ser parte del proyecto político del Sol Azteca. “Nosotros estamos muy comprometidos con el PRD, no buscamos espacios a los que tenemos en el PRD, claro construimos en todas partes, pero partimos de privilegiar el fortalecimiento del Partido de la Revolución Democrática”.

Mientras que Silvano Aureoles precisó que ante los retos que enfrenta el país el PRD tiene que fijar su postura, sobre todo los gobernadores perredistas. “El caso particular del jefe de Gobierno, es el candidato externo, el mismo caso de nuestro amigo y compañero Carlos Joaquín”, apuntó el mandatario michoacano.

Cabe señalar que tanto Graco Ramírez como Silvano Aureoles han expresado su interés de ser candidatos del PRD a la presidencia de México, igual que Miguel Ángel Mancera, quien no ha aceptado afiliarse al Sol Azteca.

Los gobernadores progresistas consideraron indispensable fortalecer al PRD, estableciendo una ruta que permita que las diferencias políticas se diriman en un marco de respeto y fraternidad, rumbo a la renovación democrática de la dirigencia y órganos de deliberación, a través del voto libre de los militantes.

Y en este sentido, plantearon que “para plena garantía de transparencia y equidad” que sea el Instituto Nacional Electoral el que organice y lleve a cabo el proceso de renovación de la dirigencia y consejo nacionales.

Asimismo, para procesar la elección de candidaturas y política de alianzas plantearon la realización de foros temáticos y debates, que generen una amplia difusión a la sociedad de las propuestas y compromiso de los perredistas, personajes y ciudadanos viables para representar el proyecto progresista y democrático”.

Pero, pidieron “piso parejo y reglas claras para tomar decisiones internas que los distingan de aquellos que resuelven las cosas a partir de una decisión unívoca sustentada en un pensamiento único”.

 Antes, señalaron que “estamos a tiempo para construir un gran acuerdo nacional para establecer las reglas democráticas, que permitan las nuevas bases de un régimen político con gobiernos fuertes, de amplio consenso democrático».

Aseguraron que los ciudadanos exigen se modifique el régimen político actual, dado que el presidencialismo ya no responde a la exigencia de eficacia democrática, por el contrario muestra cada vez más su crisis.

«Además existe el alto riesgo de que se constituya en el 2018 un gobierno sin el suficiente respaldo ciudadano y se puede con ello generar la polarización y la tentación regresiva autoritaria», advirtieron.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *