Perspectiva Electoral
Por Marcos Pineda

En efecto, hay todavía una especie de ola electoral que se refleja en las encuestas de varias entidades de la República y en las elecciones de diputados federales, en lo general, a favor de Morena. Ya no es esa gigantesca masa de votantes a favor del partido en el poder, sino lo que ahora podríamos calificar como el voto duro que construyó Andrés Manuel con su triunfo en las urnas, de hace ya más de dos años, diezmado por las ya incontables veces en que ha mostrado su faceta de gobernante evasivo, demagogo y manipulador.
El desgaste político se acrecentó, en forma muy acelerada, con los procesos de selección de candidatos y Morena tiene cada vez menos simpatías electorales. Ese llamado voto duro, no es invariable y mucho menos es eterno. La propia idea fundamental de la democracia, contrastada con la polarización intencional del ambiente nacional, resulta en la inevitable pérdida de la calidad de la representación política del régimen actual.
Ese es el punto donde el presidente y su partido se desconectan de la idea de la democracia, pues no conciben la representación popular como una forma de gobierno para todos, sino en beneficio del pueblo más pobre, al que tiene como rehén de sus caprichos y poder personal. La concepción de la democracia se basa en la idea de la elección de quienes representen los intereses de los electores para beneficio de la sociedad en su conjunto, y no de su uso faccioso para beneficio solamente de una porción de esos electores, por más que sea una proporción mayoritaria.
En pocas palabras, la calidad de un gobernante se comienza a medir en función de si representa los intereses de la sociedad o qué tanto los representa. Y el desgaste mayor sobreviene cuando deja de representarlos. Se elige a los gobernantes para que representen nuestros intereses como sociedad, no para que se vaya en contra nuestra por tener una situación diferente a la de su clientela electoral.
En el 2018 hubo millones de electores que eligieron a López Obrador, y a los demás políticos de Morena, para que representaran sus intereses. Si hoy no los representan, si hoy están defendiendo los intereses del grupo en el poder, sus allegados, sus familiares y sus aliados, dejan de ser la esperanza de que la sociedad en su conjunto se vea bien representada y comience a sentirse utilizada y engañada.
La clave, entonces, para distinguir cuál es la opción que pueden elegir los ciudadanos en el proceso electoral de este año, está en que tengan elementos para diferenciar qué representan unos y otros candidatos, más allá de lo que representan los partidos políticos en sí mismos, porque ya la evidencia en su contra es demasiada como para que los electores sigan confiando en esos partidos que velan por los intereses de quienes son sus dueños y administradores.
Los electores sin compromiso partidario, los que no son militantes o simpatizantes de algún partido (que son la mayoría de los mexicanos), mismos que ya saben o tienen una idea, al menos, de lo que representan los partidos como el PAN, PRI, PRD, Morena y demás, no se van a ir por las siglas ni por la propaganda electoral de los partidos. Mirarán los nombres de los candidatos y evaluarán qué representan cada uno de ellos, para hacerse un juicio sobre si esos candidatos pudieran representar sus intereses y al final votar por la candidatura que mejor sientan que los representa.
Y para iniciados.
En ese sentido, en esta elección que será de nombres más que de siglas, valdría la pena preguntarnos qué representan los que ya son y los que probablemente serán los candidatos. Por ejemplo, en la competencia por encabezar el próximo gobierno de la “joya de la corona”, Cuernavaca, pregúntese usted qué representan quienes tienen posibilidades de ganar. Qué representa José Luis Urióstegui, qué representa Sergio Estrada Cajigal, qué representa Jorge Argüelles, qué representa Cipriano Sotelo y qué representa Honorina Estrada Macedo. Y ya usted tendrá la respuesta de si ellos o ella pudieran representarlo a usted.
Excelente martes.
La información es PODER!!!

Perspectiva Electoral
Por Marcos Pineda

Ya casi está todo listo para que, en lo local, legalmente comiencen las campañas electorales constitucionales. Como suele suceder, cada tres y seis años, hay quienes aceptan los ofrecimientos de candidaturas de los partidos, pensando que contarán con el respaldo de esas instituciones, respaldo político, pero también económico.
A quince días del arranque de las contiendas locales y una vez iniciadas las campañas federales, la mayoría de ellos están cayendo en la cuenta de que van solos. Salvo muy contadas excepciones, la amarga realidad es que no recibirán los esperados recursos ni el ansiado respaldo. Por un lado, los presidentes de los partidos no darán recursos o bien porque no los tienen o porque ya se dieron cuenta de que sus candidatos tienen nulas posibilidades de ganar. Y, por otro lado, están imposibilitados para darles respaldo político, ya que carecen de una militancia real y comprometida con el proyecto partidario.
En suma, de los 23 partidos políticos con registro, cuando mucho diez podrían apoyar en uno u otro sentido a sus candidatos. Falta, claro, que lo quieran hacer, porque ya sabemos que están más interesados en conservar su registro y meter uno que otro regidor, que en ser una opción competitiva en estas elecciones. Los otros 13 están desfondados, en todos sentidos, sus capacidades técnicas y políticas son muy limitadas, para no decir peyorativamente, que no tienen canicas con qué jugar.
Hay candidatos que ya están pensando en trabar alianzas de facto para inclinar la balanza hacia quienes sí tengan posibilidades reales de ganar, unos por un legítimo interés de cerrarle el paso a los que de fuera han venido para aprovechar a su favor las circunstancias de atomización y falta de organización de la sociedad local, y otros que se quieren colgar de alguien más para negociar lo que ya saben serán sus seguras derrotas electorales.
Hay quienes ya han jugado, hecho campaña y negociado sus declinaciones, formales o de facto, en ocasiones anteriores. Ya saben lo que es enfrentarse a las amargas realidades de las contiendas por el voto popular. Son la mayoría, los que llamamos los de siempre. Ahora la tuvieron más fácil el alcanzar una candidatura porque fueron 23 los partidos políticos que estuvieron buscando cubrir las vacantes. Y otros que, en sus partidos de origen, particularmente en el PAN, el PRI y el PRD no les dieron los espacios que por años buscaron, cansados de lo mismo de siempre se fueron a otros partidos.
La amarga realidad para muchos de los candidatos, los de siempre y los de primera vez, ya los va despertando, al ver que el inicio de las campañas locales se encuentra a la vuelta de la esquina y no podrán más que seguir improvisando, tal como lo han venido haciendo. Y eso se verá con claridad el día de arranque oficial. Ahí seremos testigos de quienes sí entraron a la contienda de veras y quienes formarán parte de un cúmulo de nombres y apellidos que no representarán opciones competitivas.
Quienes realmente tengan la posibilidad de ganar se harán notar desde ese día. La candidatura ganadora se hará presente, mostrando que sí tiene con qué y representa una alternativa diferente, atractiva para un electorado que ya está harto de más de lo mismo y de los mismos.
Y para iniciados.
Los arranques de campaña de los candidatos a diputados federales en Morelos serán todo menos un ejemplo de planeación, profesionalización y estrategia. Es cierto que la tardanza de los partidos para definirlas influyó, pues los tomó desprevenidos. Pero no en todos los casos es así. Al menos en Morelos, de los arranques de campaña para los distritos federales se observa muy poco de planeación y organización. Hay quienes incluso harán campañas totalmente virtuales, que no está mal por el tema de la pandemia pero que, al carecer de creatividad y profesionalismo, no les auguran un buen desenlace. Elecciones atípicas con campañas atípicas que tendrán, es de esperarse, resultados atípicos.
Excelente inicio de semana.
La información es PODER!!!

Perspectiva Electoral

Por Marcos Pineda

En términos muy sencillos, los tardígrados son unos muy pequeños animalitos. Solamente los adultos y muy grandes, en comparación con los jóvenes, se pueden ver sin un microscopio. A pesar de su tamaño y aparente lentitud al desplazarse, son considerados como los seres vivos más resistentes y con mayor capacidad de adaptación que existen en la tierra. Pueden sobrevivir altas y bajas temperaturas extremas, la radiación de diversos tipos, el alcohol puro, el éter y la falta de agua y comida por muchos años. Incluso expuestos a las condiciones del espacio exterior logran sobrevivir y reproducirse. Fueron los primeros seres en viajar al espacio exterior en los viajes realizados por los rusos y regresar vivos, polizontes hallados en las puntas de los primeros cohetes espaciales. Y son los únicos seres que siguen habitando el planeta, luego de cinco extinciones masivas, casi totales.

A pesar de todo, los tardígrados siguen ahí. Se les encuentra en casi cualquier lugar, aunque no notemos su presencia. Pues así son algunos políticos de Morelos. Tardígrados de la política que siguen subsistiendo no obstante las condiciones extremas, que se resisten a la extinción a pesar de no contar con puestos públicos, ni con un sueldo de gobierno y aparentemente ningún otro sueldo o negocio. 

Los tardígrados de la política no pueden ser vistos sin un análisis microscópico, a menos que sean de los más viejos y grandes. Ahí caben los exgobernadores, exlíderes de partidos políticos, exrepresentantes populares y demás que, más o menos, son fácilmente identificables. Nada más vean cómo han seguido sonando los apellidos como Adame Alemán, Brito, Estrada Cajigal, Martínez Garrigós, Meade, Riva Palacio, Sánchez y Velázquez, por poner solamente algunos ejemplos que usted seguramente recordará. Pero hay otros de menor tamaño y peso, que son muy poco visibles, pero que ahí están, que no se han extinguido de la política y siguen actuando, debido a su gran capacidad de adaptación, ya sea en uno o en otro partido político. Son lo que decimos, más de lo mismo.

La política no debiera ser un medio tan hostil y extremo como lo ha sido en México y en Morelos, pero lo es. Esas condiciones extremas que han acabado con otros políticos, que los sacaron de la jugada, no lograron vencer a los tardígrados de la política. Sólo que en vez de resistir alcohol, calor, frío o radiación espacial los tardígrados morelenses han resistido campañas de desprestigio, marginación política, traiciones, denuncias judiciales y hasta el exilio. Les ha caído y llovido de todo, pero siempre regresan y ahí andan, a veces sin que la generalidad del pueblo note su presencia y actividad.

Así como los antiguos tardígrados, más viejos aún que los dinosaurios, sobrevivieron a las extinciones de miles de otras especies, los tardígrados de la política morelense siguen presentes a diferencia de otras generaciones, que en su momento fueron consideradas nuevas generaciones de políticos, pero que sucumbieron ante la hostilidad de un ecosistema político, plagado de condiciones extremas. 

Lo peor del asunto es que seguirán ahí, sean visibles o no. Continuarán actuando en política, ya bien como operadores de bajo perfil, movilizadores y compradores de conciencias y votos, o como las cúpulas que intentarán siempre tener una influencia y una ganancia personal y de grupos. 

Lo que nos toca a los demás es darnos cuenta de que existen, que habrá que aceptar que ahí están y no se van a ir, pero no por eso dejar de participar, de hacer que las cosas sucedan, de ejercer nuestro derecho a participar en la vida pública y el seis de junio depositar nuestros votos por la persona que nosotros decidamos y no por quienes los tardígrados de la política quieran que lo hagamos.

Y para iniciados.

El mayor influencer de las redes sociales en México, el presidente Andrés Manuel López Obrador, dejará de impartir su adoctrinamiento masivo el jueves y viernes santos. Al menos esos dos días no habrá mañanera y dejará de dividir al país, discriminar a quienes no piensan como él y atacar a los que considera sus eternos adversarios a quienes, aunque dice que no les guarda rencor, fustiga un día sí y otro también. Ojalá que los aspirantes a candidatos en Morelos, en estos días sigan su ejemplo y dejen de hacer campañas anticipadas, regalando despensas, sanitizando calles y regalando gel antibacterial o cubrebocas con sus nombres.  Por mi parte les deseo que pasen lo mejor que se pueda estos días de guardar, guardándonos en casa, y haciendo caso de las medidas sanitarias, porque todo parece indicar que los contagios se multiplicarán en muy poco tiempo, debido a la gente que no está haciendo caso. Hasta el próximo lunes.

Excelente mitad de semana.

La información es PODER!!!

Perspectiva Electoral

Por Marcos Pineda

Los resultados de las elecciones del 2018 no solamente produjeron un cambio en el gobierno, sino también propiciaron la reconfiguración de las fuerzas políticas en México. Los reacomodos y reagrupamientos, tanto al interior de los partidos sobrevivientes a la ola lopezobradorista como la construcción de los tres nuevos partidos políticos nacionales, el muy acelerado desgaste de Morena, la polarización del país entero, en tanto estrategia del presidente para enfrentar a sus adversarios, y las especificidades locales, en los estados de la República, son las principales variables para tomar en consideración en el análisis prospectivo de lo que nos espera en materia política.

Los reacomodos y reagrupamientos de personalidades, con mayor o menor peso político, a nivel nacional, se han venido notando y revelando. Aunque en el papel y en los discursos, es decir, en sus documentos básicos y en su propaganda, los nuevos y viejos partidos políticos manifiestan determinados principios y postulados ideológicos, que deberían ser la guía de su participación electoral, en la realidad, el pragmatismo los rebasa, las ideologías han sido relegadas y únicamente se han concentrado en conseguir los votos que les den oportunidad de continuar con su registro vigente, colocar candidatos rentables electoralmente, para el beneficio de grupos políticos determinados y no del pueblo, de la sociedad.

Que nadie se confunda o se deje engañar. Los tres partidos nacionales nuevos no son producto de diferentes proyectos de Nación, sino de los intereses y la conveniencia de quienes los dirigen. Y los candidatos de estos partidos, Redes Sociales Progresistas, Partido Encuentro Solidario y Fuerza por México, salvo honrosas excepciones, son instrumentos, marionetas electorales, a quienes les vendieron la idea de que podrían ganar un espacio de poder. En muchos casos, sus candidatos son quienes ya no encontraron acomodo en Morena, porque o no contaron con la bendición presidencial o fueron marginados por los operadores cercanos a Palacio Nacional. Y en otros casos, figuras que públicamente podrían representar valiosos votos, estrictamente necesarios para la supervivencia de estos partidos.

En todo ello pesa el acelerado desgaste de Morena y de la figura presidencial, claro que en algunos lados más que en otros, porque no es lo mismo Morena en Coahuila que en la Ciudad de México, por ejemplo. No es lo mismo en Veracruz, con un gobernador totalmente morenista, que, en Morelos, con un gobernador que está enfrentado con los líderes y las bases de un Morena, en proceso de destripamiento interno, humillado y sometido por el poder. En suma, un muy desgastado Morena, en algunos lados más y en otros menos, pero desgastado, cada vez más carente de credibilidad.

La polarización política y social, promovida por el presidente, todos los días, incluidos los fines de semana, está orillando a los mexicanos a tomar partido, no a favor o en contra de un proyecto de Nación, de lo mejor para todos los mexicanos, sino a favor o en contra del culto a la personalidad del presidente y la discriminación que promueve a diario. En la práctica, también esta polarización se refleja en los intereses electorales, entre los que quieren sacar raja de asumirse como apoyadores a ciegas del presidente, no porque crean en él, sino porque hipócritamente, quieren aprovecharse ya que creen que les conviene, porque suponen que así los electores votarán por ellos.

Finalmente, ya en los entornos locales, si bien sí se reproducen y tienen sus efectos estas variables, hay especificidades que le dan su toque particular al reacomodo y reagrupamiento político. Son muy contados los casos de caras realmente nuevas, con un perfil ciudadano y reconocidas por su honestidad y experiencia. Los demás, siguen siendo los mismos de siempre. De eso, trataremos en los siguientes días.

Y para iniciados.

Que se hayan reacomodado y reagrupado, que hayan cambiado de partido, no cambia ni lo que son ni lo que representan. Que el sistema haya promovido un reacomodo electoral, no significa que el sistema haya cambiado. Por el contrario, muestran y demuestran que su oficio político, que su ser político, los mantiene en la permanente lucha por obtener y conservar el poder, mientras el sistema agudiza y exacerba el presidencialismo centralista que tanto criticaron los que hoy gobiernan el país.

Excelente martes.

La información es PODER!!!

Perspectiva Electoral

Por Marcos Pineda

La lista que circula sobre quiénes ocuparán las candidaturas a las diputaciones federales por Morena sorprendió a varios. Particularmente, los que, llevados por el canto de las sirenas, abandonaron otros proyectos y otros partidos, ya se sentían en caballo de hacienda, montados en la artificial y demagógica popularidad de López Obrador, ya se veían ganando una curul en San Lázaro haciendo el mínimo esfuerzo y el menor gasto posible.

Salvo que de nuevo modifiquen las listas de Morena, las designaciones, dicen por encuestas, que nadie conoce, quedarían de la siguiente manera:

Para el distrito 1, fue designado Jorge Toledo Bustamante. Controvertido personaje, fue presidente municipal de Mazatepec, y se vio envuelto en un escándalo mediático tras el asesinato de su secretario particular y la filtración de un vídeo, al respecto del que él aseguró ser víctima de extorsión por parte de miembros del crimen organizado. En medios de comunicación nacionales fue señalado como parte de un grupo de alcaldes a quienes se les vinculaba con mafias que operaban en Morelos. Pero nunca ha habido una acción penal concreta en su contra. Lo que sí hay son muchos testimonios de que ahora que ocupó la titularidad del Servicio Nacional del Empleo en la entidad, dejó de pagar, ya bien a tiempo o simplemente dejaba de pagar a los trabajadores que había contratado. Ellos serán los primeros que no querrán votar a su favor, pues resulta toda una ironía que el Servicio Nacional del Empleo deje de pagar en tiempo y forma a sus trabajadores.

En el distrito 2 va por la reelección la contadora pública, egresada de la UAEM, Alejandra Pani Barragán, que llegó a la diputación federal por obra y gracia de los votos de Andrés Manuel López Obrador. Ha sido una diputada con un ejercicio parlamentario de color gris opaco, precedida por una trayectoria dentro de la administración pública municipal como coordinadora, contralora y oficial mayor, en el municipio de Temixco. Y en la Secretaría de Agricultura ocupó el cargo de Jefa del Departamento de Contabilidad. De esas candidaturas sobre las que se puede decir “suerte te dé Dios y que el saber nada te importe”, ya que su principal cualidad política ha sido la de levantar el dedo cada vez que se lo ordenan, con obediencia a ciegas, como lo mandan los cánones de la 4T.

También busca repetir en la diputación federal por el tercer distrito, Juanita Guerra Mena. Un caso diferente, porque hace unos años esperó lealmente a que su entonces partido político, el PRI, le diera la candidatura a presidenta municipal de Cuautla o alguna otra posición relevante, pues ya había sido síndica y era vista como electoralmente rentable. En el 2018 tomó la decisión de abandonar el PRI y tocar la puerta de Morena, pues en el tricolor de nuevo la traían a vueltas y engaños. Y así llegó a la curul federal, casi casi el PRI se la puso en bandeja de plata, al marginarla.

En el cuarto distrito la abanderada sería una joven diputada plurinominal, de quien se sabe muy poco y no tiene ni registro de su información en el sistema oficial de la Cámara de Diputados, Brenda Espinoza López. Se sabe que estudió Economía en la Universidad Autónoma Metropolitana y que fue activista ligada al movimiento lopezobradorista desde el 2006.

También diputado actual, José Guadalupe Ambrocio Gachuz, buscaría reelegirse por el quinto distrito, con cabecera en Yautepec. Otro legislador gris y levanta dedos, que ahora sí se pondrá en activo, luego de más de dos años de beca legislativa.

Cuatro de los cinco posibles candidatos de Morena buscan la reelección, y los cinco tienen en común que traen recursos provenientes del erario para contender.

Y para iniciados.

Todo parece indicar que los expriistas que buscaron cobijo en Morena se quedaron en el camino. Tuvieron que buscar otras opciones y ya están en ello. Por ejemplo, Manuel Martínez Garrigós y Amado Orihuela Trejo. Andan, como muchos otros, pensando que la atomización del voto y sus estructuras clientelares les darían posibilidades de ganar, con pocos votos. Ya veremos.

Excelente inicio de semana.

La información es PODER!!!

Perspectiva Electoral
Por Marcos Pineda

El día de ayer, en un ejercicio de muestra de voluntad democrática, civilidad y decencia se reunieron, en un conocido restaurante al sur de la ciudad, la mayoría de las y los aspirantes a ser candidatos a la diputación por el distrito local número uno, con cabecera en Cuernavaca.
En medio de todo el cochinero visto desde el inicio del proceso electoral, al interior y exterior de los viejos y nuevos partidos políticos, resulta gratificante constatar que existen mujeres y hombres con la intención de hacer de las próximas campañas electorales unas que se distingan por privilegiar las propuestas, el diálogo y la competencia civilizada y no el encono, la diatriba y la calumnia, que es lo tradicional en los políticos de siempre.
Por lo que corresponde a las mujeres, asistieron Diana Hernández Larios, Sara Olivia Parra Téllez, Lizbeth Hernández Lecona, Zaira Antonia Fabela Beltrán, Jacaranda Martínez y Martha Lilia Domínguez Patiño. Sólo conozco personalmente a cuatro de ellas, pero pude enterarme de que cada una cuenta con méritos, una trayectoria profesional y un buen nombre entre quienes las conocen. No acudieron a la convocatoria ni Alejandra Flores Espinoza ni Mirna Zavala Zúñiga, la primera que buscará la reelección y la segunda que, como candidata del gobernador Cuauhtémoc Blanco, hará la contra a Morena y a todas las demás opciones democráticas. Tan solo la suma de las voluntades de las que sí asistieron podría inclinar la balanza.
En lo que respecta a los caballeros, Harry Nielsen León, Eduardo Maigre de la Peña, Víctor Manuel Mata Alarcón, Daniel Altafi Valladares y Juan José Jaramillo Sánchez acudieron a la cita. En sus respectivos ámbitos profesionales y laborales, con excepción del prácticamente desconocido Jaramillo Sánchez, cuentan con puntos positivos y negativos, a la vez. Y pronto, hablaremos de cada caso en lo particular.
Eso sí, en este caso representan una menor cantidad de hombres que contenderán contra las damas en esta elección local. Pero el tema se extiende más allá de la cuestión o la perspectiva de género. Por un lado, hay que poner atención a quienes sí asistieron y a quienes no, pensando en los motivos por los que tomaron, cada uno su decisión, para deducir cuál es el significado político de cara a las ya muy cercanas campañas electorales. Y, por otro lado, distinguir una señal más de que ciertos sectores de la población, la sociedad civil, los empresarios, comerciantes y líderes políticos están de manera natural construyendo un bloque, al menos y de momento, de facto, para cerrar filas a favor de la democracia y en contra de la elección de Estado, a favor de la participación consciente de los ciudadanos y en contra de la utilización de los recursos públicos para influir en los electores.
Y en ello, la participación y el diálogo entre las mujeres será de fundamental importancia. Con que las mujeres se sumen entre ellas y respalden a quien tenga el mejor perfil, las mejores propuestas y se distinga por su honestidad y experiencia tendrían la posibilidad de enfrentar con éxito el reto que significa dar la buena batalla para evitar que permanezcan incrustados en el poder público quienes ya le han fallado demasiado a la sociedad.
Y para iniciados.
Le fallaron los cálculos a los Martínez Terrazas, conocidos ya como la “Sagrada Hermandad”, que domina el PAN en el estado de Morelos. Si tenían prevista la posibilidad de que el Tribunal Electoral anulara el proceso interno por el que ungieron a José Luis Urióstegui como su candidato a la presidencia municipal de Cuernavaca, sólo ellos y sus abogados electorales lo saben. Lo cierto es que ahora el balón estará en la cancha del Consejo Nacional panista, que de emergencia tendrá que sesionar para reponer el procedimiento electivo. Por su parte, sus contrarios políticos, la “Sagrada Familia”, confían en que su patriarca, Marco Adame Castillo, pueda operar, en donde lo sabe hacer mejor, allá a nivel nacional. La dirigencia nacional panista tendrá que tejer muy bien la designación de nuevo de Urióstegui como su candidato, porque si dejan sueltos algunos hilos jurídicos, podrían hasta quedarse sin candidato para la capital y, es de sobra sabido, que la aportación en votos del PSD sería insuficiente para ganar.
Excelente fin de semana.
La información es PODER!!!

Perspectiva Electoral
Por Marcos Pineda

En México históricamente se han registrado elevados índices de abstencionismo, tanto en las llamadas elecciones concurrentes, es decir, cuando se renueva la composición del Congreso y de la Presidencia de la República, como cuando se trata, en las elecciones intermedias, de renovar la Cámara de Diputados. Pero ha sido todavía más acentuado el abstencionismo en las elecciones intermedias.
En la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos se define al voto como un derecho y una obligación, a la vez. Sin embargo, por un lado, es un derecho que no siempre es ejercido por los ciudadanos, al grado de que no es tan difícil encontrar personas ya de cierta edad que manifiestan nunca en su vida haber ido a votar. Y, por otro lado, es una obligación para la que no existe ninguna sanción en el caso de que el individuo se abstenga de acudir a las urnas el día de la elección, a diferencia de otros países que imponen castigos, a veces administrativamente muy severos, a quienes no cumplan con la obligación de participar con su sufragio en los comicios constitucionales.
En las elecciones locales, para renovar los poderes públicos en las entidades federativas, sucede lo mismo. Los niveles de abstención se elevan todavía más cuando se trata de elegir únicamente a los representantes para diputaciones y ayuntamientos.
Los factores del abstencionismo han sido diversos y han variado a lo largo del tiempo. En alguna época, por ejemplo, en los años setenta, cuando José López Portillo fue candidato único a la Presidencia de la República, y en elecciones anteriores, cuando la maquinaria electoral del Estado, el PRI, dominaba casi por completo, el elector promedio argumentaba que no percibía ningún motivo para ir a votar porque ya se sabía que iba a ganar el PRI, y no tenía sentido ir a perder el tiempo de un domingo que mejor podía dedicar a la convivencia familiar, con las amistades o simplemente descansar.
La elección de 2018 fue atípica, la participación electoral se elevó. Algo similar ocurrió en la del año 2000, cuando el PAN, con Vicente Fox, ganó la presidencia. Pero después, volvió a presentarse el mismo fenómeno del abstencionismo. A los gobiernos y regímenes con perfil autoritario, como lo fue el PRI, luego el PAN y ahora lo es Morena, les conviene mucho más que pudiendo hacer uso de los recursos económicos y políticos del Estado, la gran masa de electores inconformes con sus gobiernos, no salgan a votar. Así, con su clientela electoral cautiva, beneficiaria de los programas sociales, les resulta más fácil hacer que sus candidatos ganen en las urnas.
Todo parece indicar que el actual gobierno está apostando por meter en la cabeza de los electores la misma idea, que no tiene sentido ir a votar porque las preferencias electorales indican que, en lo general, Morena volverá a ganar las elecciones. Pero eso no es cierto, esa es una mañosa estrategia, al más puro estilo priista, para desanimar a ese elevado número de electores que todavía no deciden por qué candidatas o candidatos votarían. Si las mujeres electoras y los varones en edad de votar, que no están conformes con la forma de gobernar del actual gobierno, salen el 6 de junio y ejercen su derecho en las urnas, sí podrían evitar que el nuevo PRI, o sea Morena, vuelva a tener mayoría en el Congreso Federal y gane en las elecciones locales.
Parafraseando al gigante de la literatura inglesa, Shakespeare, podríamos decir… votar o no votar, esa es la cuestión.
Y para iniciados.
Quienes insisten en señalar que Morena no es igual al PRI, es muy probable que tengan bastante razón, quizá haya algunos que son peores. Hay que ver la forma en que se han doblegado, en lo que ellos llaman negociación, a su dirigente estatal, Gerardo Albarrán, a sus diputados locales, que ahora buscan otro cargo de elección popular, y a los líderes que podrían ocupar regidurías y puestos en la administración o en el Congreso. Aceptaron, se sometieron a las imposiciones de quienes les ordenan desde arriba, no porque crean que apoyar a los fuereños sea lo mejor para Morelos, sino porque están en busca de sus intereses personales. Y ahí sí no todos son iguales. Los morenistas, con dignidad y conciencia, quizá no dejen su partido, pero terminarán dando su respaldo en la práctica a candidatas y candidatos de otros partidos, que no representen, eso que conocemos, como más de lo mismo.
Excelente jueves.
La información es PODER!!!

Perspectiva Electoral
Por Marcos Pineda

La antigua cultura griega heredó al mundo notables y trascendentes aportes, en todas las áreas del pensamiento y el desarrollo de la humanidad. Suele dividírsele entre antes, con y después de Sócrates, debido a la riqueza del pensamiento de este ateniense al que reconocemos como el creador de la dialéctica, en tanto forma para llegar al conocimiento y el entendimiento. Como maestro en las artes de la oratoria y como ícono del hombre justo, ético y congruente.
Entre las muchas enseñanzas que Sócrates legó a través de su alumno más destacado, Platón, tenemos el haber puesto al descubierto a unos mercaderes del conocimiento, llamados los “sofistas”. En su sentido más peyorativo los sofistas fueron acusados, incluso por Aristóteles, de no ser propiamente filósofos, sino de utilizar la retórica, el arte del convencimiento, para engañar, para hacer que una mentira pareciera una verdad. Y, por supuesto, tomar partida, ganancia o beneficio de ello.
Muy lejos de que los sofistas se hayan extinguido junto con la cultura helénica, se transformaron. Han trascendido hasta nuestros días. A lo largo de toda la historia de la política occidental la herencia de los sofistas ha hecho mella. Y la encontramos en eso a lo que llamamos “demagogia”, es decir, el procedimiento para ganarse el favor y el aplauso del pueblo, convirtiéndolo en un instrumento para el logro de objetivos políticos, a través de la expresión de halagos, promesas y, claro está, sofismas, que hagan de un individuo muy popular, aunque en realidad no sea más que un mentiroso profesional. O sea, un político consumado, en el peor y más insano sentido de la palabra.
Aquí es donde entran los temas de las pensiones a los adultos mayores, el plan nacional de vacunación, y todos los demás programas sociales. Pero hablemos en este momento de estos dos. Por donde se le vea, el uso político-electoral de estos dos derechos es detestable, sofístico, demagógico, pues. Uno, de quienes han dado ya toda una vida de trabajo, esfuerzo, y pago permanente de sus impuestos y, el otro, un derecho universal, el derecho a la salud.
Ya quedó perfectamente claro, nada más con revisar las fechas, que Andrés Manuel López Obrador, eligió los tiempos para jugar a su favor con los recursos destinados a cumplir con la obligación del gobierno de entregar las pensiones a los adultos mayores. Al inicio de su mandato elevó la edad mínima para recibir la pensión a los 68 años. Y ahora, en pleno proceso electoral, cuando su partido, Morena, se encuentra en el banquillo de los acusados por actos de corrupción, nepotismo, autoritarismo, convulso por la lucha por el poder, y en muchos lados ha ido perdiendo el respaldo hasta de miembros que lo fundaron, vuelve a poner la edad requerida en 65 años. Presenta la decisión como un logro de su administración, como una señal de que su autodenominada cuarta transformación está al servicio de pueblo y de los adultos mayores.
Algo similar está sucediendo con el plan de vacunación, cuando se presenta como una forma de proteger primero a las poblaciones más vulnerables, los mayores y residentes en las poblaciones con mayores índices de marginación. Siempre acompañando ambas estrategias del equipo de operadores electorales, denominados “servidores de la nación”, que hoy tienen sueldo a cargo de nuestros impuestos.
El problema no está en la reducción de la edad para recibir la pensión ni en el plan para vacunar primero a los adultos mayores y más pobres, sino en la forma sofística, demagógica, como lo presenta el presidente, de lo que saca raja, de lo que se beneficia políticamente para mantener su popularidad y procurar así más votos a favor de su partido. El problema, lo inmoral, es la intención de sacar provecho electoral de las pensiones y de las vacunas.
Y para iniciados.
Todavía no se aprueban las candidaturas a los diferentes puestos de elección popular y ya varios de los aspirantes y sus equipos cercanos están muy preocupados. El escenario no es como lo esperaban o como les convenía. Los que se sentían en la delantera, hoy ya no pueden más que aparentar que se siguen sintiendo seguros, cuando en realidad, ven que el reacomodo de las preferencias electorales apenas está iniciando y no les favorece. Están empeñados en aparentar que las cosas siguen igual, que ellos están entre los posibles ganadores, y eso ya no es del todo cierto. Y habrá más y más cambios en la intención de voto, una vez que inicien formalmente las contiendas.
Excelente mitad de semana.
La información es PODER!!!

Perspectiva Electoral
Por Marcos Pineda

Hasta el momento y a reserva de que la autoridad electoral revise si las y los aspirantes a la presidencia municipal de Cuernavaca cumplen con los requisitos para aparecer en la boleta, de los 23 partidos políticos se registraron en la plataforma 19 candidaturas. Diecisiete son de hombres y dos de mujeres. Todavía falta saber si habrá quien impugne, al menos una o dos de las candidaturas, para lo cual los interesados tendrán un plazo de cuatro días, contados a partir de que el IMPEPAC resuelva sobre la procedencia de los respectivos registros.
No sabemos qué tanto podrían animarse a presentar recursos contra el registro de alguno o algunos de los contendientes, pues los equipos jurídicos de los partidos parecieran estar durmiendo el sueño de los justos. Las impugnaciones podrían girar en torno, sí, al cumplimiento de los requisitos, pues ya ve usted lo que sucedió cuando por temor a victimizar a un candidato en el 2015, le permitieron llegar demasiado, demasiado lejos. El propio Santiago Nieto, hoy titular de UIF, entonces fiscal contra delitos electorales, reconoció en su más reciente libro, que uno de los pendientes que dejó fue no haber podido sancionar la candidatura de Cuauhtémoc Blanco.
Es un secreto a voces que hay candidatos que ya han incurrido y siguen incurriendo en violaciones a la ley, pero como la autoridad electoral no puede actuar de oficio, hace falta que algún partido los denuncie, para que se pueda investigar y, en su caso, sancionar. Mientras eso no suceda seguirán violentando el denominado proceso de intercampaña de manera impune, tanto los que andan regalando gel y cubrebocas, como los que sanitizan calles y los que regalan despensas y demás.
Y lo dicho hace unos meses: tenemos de tres para escoger cuando llegue el seis de junio. Los políticos de siempre en los partidos de siempre. Los políticos viejos en los partidos nuevos y solamente un par de opciones surgidas auténticamente de la sociedad civil. Diecinueve candidaturas, 22 logotipos en la boleta electoral, pero será solamente una la persona que gane la contienda.
Esta elección no será de logotipos, pues el desgaste y el descrédito, acumulado por los partidos políticos viejos al paso de los años y su plena demostración de que lo que les interesa no es el pueblo sino el poder, no los hacen ya una opción confiable para depositar el voto a su favor. Por los partidos votarán sus escasos miembros y simpatizantes, pero no las ciudadanas y los ciudadanos que no tenemos ninguna filiación partidaria. Por los partidos nuevos que son dirigidos por políticos viejos tampoco votarán los ciudadanos sin partido, por la misma razón. Ya no inspiran confianza.
La atomización del voto conducirá quizá a una reñida contienda, pero no porque el voto espontáneo y consciente así lo determine, sino porque los políticos viejos y los tramposos harán uso de todo tipo de artimañas para comprar, en efectivo, en especie o con promesas, el favor de los electores. La decisión final puede estar en manos de los electores que no se dejen comprar, que no vendan su conciencia por programas sociales a los que tienen derecho por ley ni por miserables platos de lentejas, hoy representados en despensas, tinacos y demás, que de por sí están prohibidos para su uso electoral.
Y para iniciados.
Ya están circulando las listas de candidaturas a la “joya de la corona”, es decir, la alcaldía de Cuernavaca. Si estas listas se confirman por la autoridad electoral, de entre los diecinueve registros son pocos quienes no se encuentran en esa lista a la que llamamos “los de siempre”, ya sea porque están en los partidos de siempre o porque son los que hemos visto en la política de siempre. A mi parecer, solamente Honorina Estrada Macedo, destacada empresaria, reconocida a nivel nacional, y José Alfredo Salgado Salgado, líder entre los contadores públicos en la entidad y empresario, son personas prestigiadas, impulsadas por partidos nuevos, que no han estado envueltas en escándalos políticos ni pleitos partidarios. Los demás, son pan con lo mismo.
Excelente martes.
La información es PODER!!!

Las Redes Sociales un espacio para la democracia
Francisco Hurtado Delgado

No cabe duda que, ante la siniestra y letal pandemia que vivimos, el uso de las tecnologías de información puede apoyarse a través de las redes sociales, para que l@s candidat@s de diferentes partidos políticos, promuevan sus propuestas de campaña sin el peligro del contagio por el Covid-19. Sin duda, este nuevo ejercicio político ayuda a evitar la presencia de multitudes de personas, que pondría en alto riesgo la salud a los participantes en este proceso electoral y; que, por cierto, cada día más se acerca la conclusión de la intercampaña y el inicio de la campaña formal. Es por ello que ¿Debe ser reemplazado el sistema tradicional por una nueva forma de democracia electrónica, más directa y representativa?
Se ha demostrado, que hacer campaña a través del uso de las tecnologías de información como lo hicieron Barack Obama, Donald Trump y el reciente ganador Joe Bidem Presidente del país vecino, ha mostrado su efectividad para tener ganadores y ganadoras. Este nuevo instrumento tecnológico deberá ser usado en este proceso electoral, para que interactuando virtualmente sin arriesgar la salud de la ciudadanía, se pueda garantizar nuestra vida democrática.
De acuerdo al INEGI, más del 56% de personas tienen internet en casa, y más del 70% de la población mayores a seis años son usuarios de internet, lo que significa que con el uso de las modernas plataformas digitales, se podría cubrir la mayor parte del electorado, para que las y los candidatos en su momento puedan hacer campaña a través de este mecanismo digital.
Jurgen Habermas mencionaba en su artículo “In Critical Theory and Society”, que las ideas se moldean racionalmente, porque vivimos actualmente en una sociedad de masas originada por cambios estructurales económicos y políticos, creando consigo una sociedad de masas moderna donde predomina el ocio; quiere decir que este es el causante de que el debate critico racional se haya sustituido por una cultura de aceptación del ocio. Nuestro rumbo democrático en el sistema de elecciones debe ser modificado y apoyarse con profesionales técnicos de imagen y producción digital, porque serán recursos humanos fundamentales, ejemplo para la creación de páginas web y redes sociales para hacer foros, blogs críticos y con debate racional virtual y coadyuvar al fortalecimiento de nuestra democracia.
La radio, la televisión y medios impresos han quedado rebasados por las nuevas herramientas del internet; es por ello que, las nuevas tecnologías de la información serán vitales en este proceso electoral. Además, los beneficios del uso de las tecnologías de la información, serán para combatir el abstencionismo que se presenta principalmente en la juventud, solo deberán las y los candidatos tener un buen plan sobre el uso de las redes sociales como Twitter, Instagram, Whats app, Facebook, Tik Tok, entre otros, para no interrumpir las campañas electorales y que las elecciones del 6 de junio tampoco se vean interrumpidas por el entorno de la pandemia.