Perspectiva Electoral

Por Marcos Pineda

En términos muy sencillos, los tardígrados son unos muy pequeños animalitos. Solamente los adultos y muy grandes, en comparación con los jóvenes, se pueden ver sin un microscopio. A pesar de su tamaño y aparente lentitud al desplazarse, son considerados como los seres vivos más resistentes y con mayor capacidad de adaptación que existen en la tierra. Pueden sobrevivir altas y bajas temperaturas extremas, la radiación de diversos tipos, el alcohol puro, el éter y la falta de agua y comida por muchos años. Incluso expuestos a las condiciones del espacio exterior logran sobrevivir y reproducirse. Fueron los primeros seres en viajar al espacio exterior en los viajes realizados por los rusos y regresar vivos, polizontes hallados en las puntas de los primeros cohetes espaciales. Y son los únicos seres que siguen habitando el planeta, luego de cinco extinciones masivas, casi totales.

A pesar de todo, los tardígrados siguen ahí. Se les encuentra en casi cualquier lugar, aunque no notemos su presencia. Pues así son algunos políticos de Morelos. Tardígrados de la política que siguen subsistiendo no obstante las condiciones extremas, que se resisten a la extinción a pesar de no contar con puestos públicos, ni con un sueldo de gobierno y aparentemente ningún otro sueldo o negocio. 

Los tardígrados de la política no pueden ser vistos sin un análisis microscópico, a menos que sean de los más viejos y grandes. Ahí caben los exgobernadores, exlíderes de partidos políticos, exrepresentantes populares y demás que, más o menos, son fácilmente identificables. Nada más vean cómo han seguido sonando los apellidos como Adame Alemán, Brito, Estrada Cajigal, Martínez Garrigós, Meade, Riva Palacio, Sánchez y Velázquez, por poner solamente algunos ejemplos que usted seguramente recordará. Pero hay otros de menor tamaño y peso, que son muy poco visibles, pero que ahí están, que no se han extinguido de la política y siguen actuando, debido a su gran capacidad de adaptación, ya sea en uno o en otro partido político. Son lo que decimos, más de lo mismo.

La política no debiera ser un medio tan hostil y extremo como lo ha sido en México y en Morelos, pero lo es. Esas condiciones extremas que han acabado con otros políticos, que los sacaron de la jugada, no lograron vencer a los tardígrados de la política. Sólo que en vez de resistir alcohol, calor, frío o radiación espacial los tardígrados morelenses han resistido campañas de desprestigio, marginación política, traiciones, denuncias judiciales y hasta el exilio. Les ha caído y llovido de todo, pero siempre regresan y ahí andan, a veces sin que la generalidad del pueblo note su presencia y actividad.

Así como los antiguos tardígrados, más viejos aún que los dinosaurios, sobrevivieron a las extinciones de miles de otras especies, los tardígrados de la política morelense siguen presentes a diferencia de otras generaciones, que en su momento fueron consideradas nuevas generaciones de políticos, pero que sucumbieron ante la hostilidad de un ecosistema político, plagado de condiciones extremas. 

Lo peor del asunto es que seguirán ahí, sean visibles o no. Continuarán actuando en política, ya bien como operadores de bajo perfil, movilizadores y compradores de conciencias y votos, o como las cúpulas que intentarán siempre tener una influencia y una ganancia personal y de grupos. 

Lo que nos toca a los demás es darnos cuenta de que existen, que habrá que aceptar que ahí están y no se van a ir, pero no por eso dejar de participar, de hacer que las cosas sucedan, de ejercer nuestro derecho a participar en la vida pública y el seis de junio depositar nuestros votos por la persona que nosotros decidamos y no por quienes los tardígrados de la política quieran que lo hagamos.

Y para iniciados.

El mayor influencer de las redes sociales en México, el presidente Andrés Manuel López Obrador, dejará de impartir su adoctrinamiento masivo el jueves y viernes santos. Al menos esos dos días no habrá mañanera y dejará de dividir al país, discriminar a quienes no piensan como él y atacar a los que considera sus eternos adversarios a quienes, aunque dice que no les guarda rencor, fustiga un día sí y otro también. Ojalá que los aspirantes a candidatos en Morelos, en estos días sigan su ejemplo y dejen de hacer campañas anticipadas, regalando despensas, sanitizando calles y regalando gel antibacterial o cubrebocas con sus nombres.  Por mi parte les deseo que pasen lo mejor que se pueda estos días de guardar, guardándonos en casa, y haciendo caso de las medidas sanitarias, porque todo parece indicar que los contagios se multiplicarán en muy poco tiempo, debido a la gente que no está haciendo caso. Hasta el próximo lunes.

Excelente mitad de semana.

La información es PODER!!!