La corrupción una amenaza para las elecciones y la democracia
Francisco Hurtado Delgado

Las prácticas de sobornar a los votantes es incurrir en un delito electoral, este persistirá mientras exista un actor que ofrece y otro que recibe. Todo parece indicar que esta tentación no disminuirá en los próximos comicios de procesos electorales y la corrupción seguirá imperando. Entonces es oportuno preguntarse ¿De qué manera se pueden blindar las elecciones?

No cabe duda que, en la actualidad la corrupción es parte de un fenómeno característico de la sociedad, describe el pensador Serra y Soto “que la corrupción política se debe medir y valorar en términos de su impacto económico, porque no existe una visión unitaria sobre este fenómeno, sino algunas controversias de orden conceptual y metodológico en la literatura académica”; por ello la necesidad urgente de vacunar a la democracia contra la pandemia de la corrupción.

Existen infinidad de actos de corrupción a parte del soborno hacia los votantes, como los recursos económicos que se consiguen para las campañas, con el fin de que una vez llegando al poder lo puedan regresar a través de beneficios ilegales como contratos a modo, otro más puede ser el manejo encubierto de los gastos de campaña y de esa manera exceder los límites autorizados.

Se han establecido algunos mecanismos de protección para evitar la corrupción, como el voto secreto que evita el condicionamiento del voto; sin embargo, hemos quedado rebasados con las malas prácticas que han encontrado formas de violar estos candados de seguridad.

No cabe duda que los mejores candados de seguridad y; sobre todo, blindajes de seguridad electoral, se encuentran en la formación de los ciudadanos con una amplia cultura cívica y democrática.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *