Perspectiva Electoral
Por Marcos Pineda

Hace algunos años tuve la responsabilidad de representar a una organización política ante el entonces Instituto Federal Electoral, lo que me permitió reencontrar y volver a conversar con antiguos colegas de la UNAM, entre ellos mi estimado maestro y amigo, Mauricio Merino Huerta, quien se desempeñó como Consejero Electoral, cuando el Consejo General era presidido por José Woldenberg.
Luego de las profundas trasformaciones que se llevaron a cabo en el sistema electoral mexicano, Mauricio estaba convencido y así lo promovió e impulsó durante años, de la necesidad de convertir a las instituciones electorales, cada vez más en órganos técnicos y, cada vez menos en órganos políticos. Más sobre el que su función principal fuera contar votos y aplicar las leyes, y menos decisiones colegiadas de trascendencia política. En ese entonces, cuando todavía no existían los actuales mecanismos de fiscalización ni la Ley de Medios de Impugnación en materia Electoral, yo le agregaba a los planteamientos de Mauricio, que los órganos electorales contaban con atribuciones para discutir, pero carecían de capacidad de investigación y decisión para hacer que la ley se cumpliera. En términos coloquiales, que necesitaban dientes y colmillos. De otra manera, seguiría habiendo casos de quienes encontraran formas de burlar las leyes y disposiciones electorales, sin que las denuncias por tales actos fueran probadas y debidamente sancionadas. Es decir, seguiría habiendo impunidad en materia electoral.
Lamentablemente, la impunidad en materia electoral, como en otras áreas jurisdiccionales, sigue siendo una realidad. Un caso reciente lo ilustra a cabalidad la breve pero notable carrera política de Cuauhtémoc Blanco Bravo. Otro caso, que al parecer va por el mismo camino, es el de Jorge Argüelles Victorero. Ante la docilidad de la institución electoral, su falta de capacidad y atribuciones para investigar y tomar decisiones, el recién estrenado IMPEPAC, en el 2015, entonces presidido por la hoy defenestrada, Ana Isabel León Trueba, dejó pasar la candidatura de el hoy gobernador formal de Morelos, cuando es de dominio popular y está documentalmente demostrado, que no cumplía con los requisitos de residencia efectiva que la ley exigía. A la muy cuestionada constancia de residencia con la que se registró se le sumó después el escándalo mediático por las acusaciones de haberse alquilado como candidato por la suma de siete millones de pesos. Y no pasó nada, más que a la postre fuera removida León Trueba, pero “El Cuau» es ahora gobernador formal, aunque en la realidad él no gobierne y hayan sido otros los que le digan qué hacer y qué decir.
Un caso similar hoy se vuelve otro escándalo mediático, el de la constancia de residencia de Jorge Argüelles, que ya es objeto de señalamientos e impugnaciones, y quien pretende ser candidato por una coalición impuesta desde el centro a un rebelde, pero inerme, Morena local, y un dócil Nueva Alianza que, al carecer de cuadros políticos rentables, de intención de voto y simpatía suficientes para competir por sí solo, se conformará con lo que le den, con tal de hacer su intento de no perder el registro en las elecciones de este año.
Todo parece indicar que la supervivencia y los triunfos a que aspiran el PES y Nueva Alianza dependen ya no sólo de los votos de Morena y del respaldo de Andrés Manuel López Obrador, sino ahora también dependen de que las autoridades electorales no constaten que las denuncias sobre las irregularidades para obtener su constancia de residencia sean ciertas y, por tanto, no lo sancionen y le permitan competir el 6 de junio.
La pregunta es ¿seguirá habiendo docilidad y sumisión de las instituciones electorales o se esclarecerá este asunto, que a todas luces es de la mayor envergadura, por lo que podría representar para el futuro inmediato de Cuernavaca y del Estado de Morelos?
Y para iniciados…
Muy pocos sabían en Cuernavaca y en Morelos de la historia y trayectoria empresarial de Jorge Argüelles en Morelos, hasta que se integró al Comité Directivo Estatal del PRI, antes de las elecciones de 2018. Se hizo un tanto más conocido cuando dejó a ese partido para ser candidato del PES a diputado federal por el cuarto distrito, con cabecera en Jojutla. Luego su fama fue creciendo al acompañar y acercarse a Cuauhtémoc Blanco y su equipo, siendo nombrado presidente estatal del PES. Hoy lleva a cabo una intensa campaña de promoción para que no se le caiga la candidatura que le fue prometida por el presidente nacional de Morena, Mario Delgado. Si él y su equipo han llevado a cabo encuestas, deben estar desesperados, porque si bien ha crecido en puntos de conocimiento, al mismo tiempo han crecido mucho sus puntos negativos. Todo un caso que merece ser estudiado con seriedad y a fondo. Y si a eso le sumamos las dudas sobre la sobre forma en que obtuvo su constancia de residencia…
Excelente martes.
La información es PODER!!!

Francisco Hurtado Delgado

Regularmente muchas de las autoridades electas, cuando ejercen el cargo salen a relucir muchas ilegalidades cometidas durante la campaña que hicieron para poder lograr su triunfo. Pero con la impunidad que gozan, después de haber concluida la cadena impugnativa, ya no es posible revertir el triunfo, toda vez que, fue emitida la última sentencia y es entregada la constancia de ganador. Entonces cabe preguntarse ¿Quedará impune la ilegalidad dada a conocer cuando ya es autoridad en funciones?

Con base al Semanario Judicial de la Federación, un hecho o prueba superveniente es “aquella que ocurre con posterioridad a la fecha en que se formula la demanda o la contestación en la etapa procesal correspondiente, más no aquel que ya había acaecido, aunque era ignorado por la parte que se cree beneficiada por el mismo.”

En materia electoral, suele ser una constante en muchos actores de que una vez que ya gobiernan, salen de las cañerías todas las violaciones cometidas a la ley que infringieron con tal de llegar al poder. Presidentes de la república, Gobernadores, Presidentes municipales y legisladores, con posterioridad a la unción del cargo se conocen todas sus chapucerías, pero como ya fueron agotadas todas las instancias de administración de justicia, quedan impunes y gobiernan de todas maneras.

Deben modificarse en su momento las leyes en la materia, para poder sancionar e incluso hasta con cárcel a todas las personas que utilizaron trampas para ser gobernantes, sin que el fuero sea un inconveniente para juzgarlo al momento que son encontradas las irregularidades y que son evidentes a todas luces. Además no debe ser una sanción económica, en virtud que lo ven como negocio, llegar al poder y pagar la sanción mínima ante el gran poder económico del erario que tienen a su disposición y sobre todo que las circunstancias son diversas ya en ese momento.

He insistido, que mientras la corrupción no sea erradicada, la impunidad seguirá creciendo, en el caso particular que se analiza, la democracia se verá prostituida, aunque suene fuerte, pero tenemos que decirles a las cosas por su nombre. Tenemos que alzar la voz y exigir ser cero tolerantes a este mal y cáncer que cada vez crece más y más, dañando a nuestra vida democrática, pero, sobre todo, a la sociedad.

Con la entrega de constancias a mujeres y hombres que representarán al Partido Revolucionario Institucional (PRI) en los distritos locales, queda comprobado que es el único partido en Morelos que abanderará perfiles competitivos, en una combinación de juventud y experiencia, afirmó Jonathan Márquez, presidente del Comité Directivo Estatal.

“Estamos rompiendo paradigmas; quisimos dar un respiro y dar oportunidad a la gente de la sociedad para que nos puedan representar”, afirmó el dirigente.

Jonathan Márquez ratificó que el PRI es el partido que más mujeres y jóvenes estará llevando en las candidaturas y a los diferentes cargos de elección. Para ello, al mismo tiempo que muchos de sus candidatos son militantes priistas, el partido también abrió espacios a diversos perfiles ciudadanos.

Todas y todos los candidatos que competirán bajo las siglas del PRI, independientemente de su procedencia, coinciden en que “aman al estado de Morelos y se puede dar el lujo de presumir que no habrá un solo candidato o candidata del PRI a ser aspirante en los ayuntamientos o a las diputaciones locales que esté cuestionado, o que no sea del estado de Morelos. Aquí están los que quieren al estado y con ustedes daremos la batalla”.

Durante la entrega de constancias de registro a las y los aspirantes a una diputación local, el líder del PRI los exhortó a hacer una reflexión sobre las tareas de un verdadero legislador, ante un Congreso actual al que le hizo falta a avances para lograr acuerdos, que está sumergido en divergencias que han “dificultado el trabajo de los ejecutivos a nivel municipal, donde no hay una relación de comunicación y diálogo con el ejecutivo estatal”.

El dirigente estatal enfatizó que es necesario que el Revolucionario Institucional recupere el mayor número escaños en el Poder Legislativo y, con ello, poder avanzar iniciativas de ley. “Hoy los pleitos entre el ejecutivo, y el legislativo, y entre los ayuntamientos, a la única que afecta es a la ciudadanía morelense. Porque después de la pandemia no hay plan de reactivación económica, no hubo inversión de los recursos públicos para que hubiese apoyos y no cerraran los negocios; y vemos que no hay recursos para los insumos básicos de la gente que trabaja todos los días en los hospitales en la primera línea para salvar a los enfermos”.

El presidente del PRI Morelos también invitó a quienes en fecha próxima iniciarán campañas a cuidar los protocolos de salud, con el fin de no correr riesgos. El PRI, dijo, habrá de hacer un llamado al IMPEPAC a establecer un protocolo cuando llegue el momento de hacer los registros de candidatos.

De esta manera, recibieron su constancia: en el distrito 01 de Cuernavaca, Lisbeth Hernández Lecona; en el distrito 02 Cuernavaca, Maricela Velázquez Sánchez; en el distrito 05, Nereo Bandera Zavaleta; en el distrito 09, Alberto Sánchez Ortega, en el 09 Samara Cristina Espín Hernández; en el distrito 10, Verónica Anrubio Kempis; en el distrito 11, Misael Domínguez Arce; en el distrito 12, Katherine Paola Benítez Ríos.