El pasado día lunes, comisariados ejidales de Tepalcingo demandaron la salida del director del Fondo de Fomento Agropecuario de la Secretaría de Desarrollo Agropecuario (Sedagro), Óscar Santos Martínez, por haberlos amenazado con retirarles la entrega de Fertilizante en un evidente estado de ebriedad.

Todo indica que no es la primera vez que  Santos tendría un comportamiento así de explosivo.

Con el inicio de la administración de Cuauhtémoc Blanco, Óscar Santos (formado en las filas del Partido Acción Nacional), esperaba que de manera natural fuera designado Secretario de Desarrollo Agropecuario, al formar parte del equipo del Cuauh desde el ayuntamiento capitalino.

Sin embargo, Santos no fue nombrado Secretario pero sí le dieron una Dirección, la de Fondo de Fomento Agropecuario, que en realidad no tenemos claro cuál debía ser su encomienda.

Con el cambio del tercer Secretario de Desarrollo Agropecuario (Guillermo López Ruvalcaba, Margarita Galeana Torres y Katia Isabel Herrera Quevedo), Óscar Santos nuevamente no fue  considerado para ocupar la silla,  pero ahora sí lo vemos más activo que a la propia nueva Secretaria, que al parecer gusta de pasar más tiempo en la oficina que en el campo.

Como les decía, Óscar Santos ha tomado un papel protagónico en la Sedagro, aprovechando el bajísimo perfil de la titular, pero no solo eso, sino que él mismo se autonombra Secretario, como en repetidas ocasiones lo ha hecho incluso frente a los campesinos, a quienes les ha advertido que él tiene el poder de quitarles los apoyos, así como lo hizo con los Comisariados de Tepalcingo.

No juzgaré el gusto que el funcionario pueda tener por tomar cerveza, lo realmente grave es que se presente en estado inconveniente a las reuniones de trabajo para lanzar amagos contra los Campesinos, tal como lo han narrado ellos mismos al inicio de esta semana.

Será que el desorden es tan grave en el gabinete que dejarán pasar la conducta de un Director, sí, un mando medio, que lo mismo puede amenazar con quitar un apoyo que presentarse en estado inconveniente y maltratar a los campesinos del Estado.

Será que a nadie le importa que un funcionario de segundo nivel pueda autonombrarse Secretario y con total arrogancia y misoginia asegure que la titular, Katia Isabel Herrera, en realidad está ahí solo para cumplir con el tema de equidad de género, pero que es con él con quién deben arreglarse.

La conducta de Santos quizá sea el inicio de una gran maraña ahí en la Sedagro. Al tiempo.

Artículos Relacionados

1 Comentario

Responder

Es la calidad de los funcionarios que tenemos en este gobierno, y pensar que creimos habernos librado de corruptos y prepotentes cuando se fue Graco, oh desilusión.

Deja un comentario